Aquí parece que no tenemos memoria

Por Javier Hernández García

– 14 de abril de 1931, la izquierda en unas elecciones municipales asalta las instituciones y se declara una república (fue un golpe de estado). Ya lo habían intentado en 1917.

– El intento de 1917 fue fruto del Pacto de San Sebastián, con la convocatoria de huelga general por el PSOE Y UGT, que fracasó, y el pronunciamiento de Jaca de 12 de diciembre de 1930 fue un pronunciamiento militar contra la Monarquía de Alfonso XIII durante la «Dictablanda» del general Berenguer. Curiosamente, tampoco la insurrección prevista, la del día 12 de diciembre, tuvo éxito, a pesar de que el general Queipo de Llano y el comandante Ramón Franco lograron tomar por unas horas el aeródromo de Cuatro Vientos en Madrid, desde donde huyeron a Portugal al comprobar que se acercaban las tropas leales al gobierno de Berenguer y la prevista huelga general no era declarada en Madrid. Curiosamente también, estos que trajeron la republica a España, fueron luego los que se rebelaron contra ella, que es lo mismo que puede suceder en poco tiempo en los Estados Unidos de América.

– Los días 16 y 23 de febrero de 1936, la izquierda pierde las elecciones y falsifica las actas, como Biden en Estados Unidos. Llenan de terror las calles y acaban yendo a por toda la oposición, intentando asesinatos y perpetrándolos. El país va a una guerra.

– Ya en la democracia, otra vez el 23-F (¿casualidad?), pero de 1981, un intento de golpe fue organizado por el PSOE. El “elefante blanco” no era otro que un socialista. Es interesantísimo leer las memorias de Julio Merino, periodista que nació en la localidad cordobesa de Nueva Carteya en 1940.

Realizó estudios de magisterio en la Escuela normal de Córdoba, si bien se dedicaría al periodismo. Durante la Dictadura franquista llegó a ejercer como redactor del diario Arriba, redactor-jefe del Diario SP, subdirector del diario Pueblo y director de la agencia de noticias Pyresa. Fue director de El imparcial, junto a Fernando la Torre, y con la llegada de la democracia, dirigió el Diario de Barcelona. En 1.980 desencantado con la dirección que tomaba la democracia española fundó un periódico hoy desaparecido llamado Heraldo de España, con el objetivo de contribuir a formar a la opinión pública.

Julio Merino, como periodista, recogió al pie de la letra, las declaraciones que le hizo en su día Sabino Fernández-Campos sobre la noche del 23 F, golpe de Estado que paró el Rey y que, seguido de estas anotaciones que relatan el momento vivido en la Zarzuela, nos dejan dos afirmaciones:

1ª- El Rey no estaba al tanto de los pasos que habían dado Milán de Boch y el resto de los militares, incluido Tejero.

2ª- Detrás del golpe de Estado había muchos militares republicanos, que habían pactado con el PSOE.

3ª- El famoso Elefante Blanco y a quien se quería poner de presidente era a Felipe González, lo cual quiere decir que el PSOE estaba detrás de ese golpe de Estado.

El 11M de 2004 se rodeó el Congreso y las sedes del PP. Nunca se ha investigado quién estuvo detrás de ello. Ni por qué ETA abonó en más de 300 cuentas bancarias dinero a Jamal Zougam en Suiza, ni por qué apareció una furgoneta cargada de Titadine con una mochila que no se encontraba en el lugar de los hechos, ni por qué se destruyeron los trenes, ni nada de nada. Lo cierto es que el “necesitamos un gobierno que no nos mienta” se convirtió en una mentira indigerible.

– Pablo Iglesias rodeo el Congreso varias veces, entre ellas durante la sesión de investidura de Mariano Rajoy en 2014. Los ‘jarabes democráticos’ ahora se persiguen con 26 guardias civiles en su puerta y se piden hasta 8 años de cárcel si el que toma la medicina se llama Pablo Iglesias.

Susana Díaz organizó una marcha para rodear el Parlamento de Andalucía durante la toma de posesión de Juanma Moreno. Por su parte, los CDR en Cataluña asaltan y ocupan diversas sedes institucionales. Un mismo periódico lo llama en estos casos democracia; a lo de Estados Unidos lo denomina, golpe de Estado.

Lo que sucede en Estados Unidos ahora mismo es que el pueblo americano sabe que le han robado las elecciones. No es Trump, es la democracia. Estados Unidos lleva 4 años creciendo económicamente. Ni un sólo joven ha quedado inválido o tullido en una guerra. Ningún americano ha vuelto a casa en un ataúd. La comunidad negra trabaja y tiene mejoras en sus prestaciones. Se han creado 8 millones de puestos de trabajo.

No, no es Trump, es la democracia, señores, es la libertad, es que los grupos de poder no pastoreen las instituciones. Si finalmente nombran a Biden, en menos de cuatro años habrá una guerra civil en Estados Unidos, como la hubo en España en el 36.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *