Al amparo de la cruz

El derribo de la Cruz del llamado Llanito de las Descalzas, en el pueblo cordobés de Aguilar de la Frontera, por una “valiente” orden de su alcaldesa comunista, aunque ha causado cierto revuelo en algunos ambientes, apenas ha trascendido a las televisiones, que es donde verdaderamente nos cortan y reparten el bacalao informativo, aleccionándonos sobre lo que es o no noticia y cómo interpretarla.

Pero el hecho es que de nuevo se elimina otra cruz en virtud de la manipuladora interpretación de la muy maniquea y sectaria ley de memoria histórica; ley sobre la que el PP no ha mostrado siquiera interés en derogar ni reformar.

Si no lo remediamos, y pese a que en Occidente hoy nos suene a disparate, borreguilmente nos veremos conducidos hacia una sociedad donde desaparecerán todas las cruces de los espacios públicos; lo que, para mayor escarnio, se realizará en nombre de la tolerancia y la libertad religiosa.

Y en el caso de España, esto se agravará aún más debido a la importancia fundamental de la cruz y del cristianismo en la formación y forja de nuestra nación, y al odio que impulsa a quienes desprecian y reniegan de nuestra historia.

En cualquier caso, seamos conscientes de que quienes derriban cruces, lo que persiguen es derribar lo que éstas representan. Si no somos capaces de verlo, no seremos capaces de impedirlo.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *