Adivina, adivinanza: Todo cae encima

Va de feminista por la vida, pero está casada con un machista. Y como tantas en su lugar sólo le queda la más clásica de las alternativas para miles de mujeres que los padecen: tragar.

En un matrimonio común, de los del montón, suele haber siempre demasiados intereses creados como para que tenga cabida la dignidad. Y en el caso de ella, da la impresión de que está cercada estratégicamente por la comodidad, el lujo y el confort, bien planificados por su macho para tenerla plegada a tantas incongruencias que él practica con la igualdad de derechos. ¡Cuántas veces en una pareja uno sabe convertirse en la hipoteca del otro!

Tanto feminismo, tantos derechos y tantas igualdades para que, al final, todo le haya caído encima. Tolerancia infinita. La que haga falta.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *