Adivina, adivinanza: Cómo no, la psicóloga 

Si no sale ella hablando de la vuelta al cole, revienta. Le da algo si no se avala del argumento de su larguísima experiencia en estos temas. Y todo para decir cosas que demuestran lo poco que le ha cundido observar y analizar tanto. Me viene a la memoria cuando Fran Rivera dijo de los jueces aquello de “tanto haber estudiado para no saber nada”.

Si no aparece una psicóloga  -o un psicólogo, me da igual- en estos momentos, el cuadro sanitario no está completo. Es como si fueran la eucaristía de los que cantan “no podemos caminar con hambre bajo el sol”. Parece que sin ellos no somos nada, no sabemos pensar nada, no sabemos orientarnos en nada. Pero la verdad es que nunca nos hicieron falta y ahora son como una plaga. ¡La de cosas que estudian para acabar diciendo tanto las falsedades como las evidencias que también los demás, sin su “larguísima y dilatada experiencia”, somos capaces de decir con un mínimo sentido común!




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *