Un Ayuntamiento rapero

Al Ayuntamiento de Sevilla le va el rap. Y en esta nueva colza de la carne mechada  -con más de 200 afectados y víctimas mortales-, la banda de Juan Espadas le gana al mejor rapero.

En el rap le llaman rey, como a Elvis en el rock, al que mejor lo improvisa. Y seguramente no haya un Ayuntamiento con más improvisación y menos planificación que el de Sevilla.

El apretado e intenso historial de estos días con la listerioris no ha podido ser más denso en secuencias e incongruencias de la corporación municipal. Donde se decía digo, a continuación se convertía en diego. Incluso lo que se decía era ya de por sí emitir comunicados como meandros de un río. Desde luego el Ayuntamiento de Sevilla tiene adicción a los vaivenes, nunca se alinea con un trazo recto y consecuente. Si se hubiera publicado para nuestros lectores un correo que emitió para los medios, persiguiendo aclarar su pulcritud en un proceso pormenorizado de exquisiteces sanitarias para detectar bacterias, se hubiera agotado al personal en la sensación de participar en una interminable gymkana. Ni Sevillainfo ni nadie, claro está, trasladó a la ciudadanía una larguísima y tediosa aclaración con claves y numeraciones que no iguala ni Indiana Jones. Y todo eso para acabar en la siguiente de las entregas con que el Ayuntamiento llevaba dos años  -fuera de toda regulación-  sin inspeccionar la fábrica “La Mechá”.

Como el asunto da la impresión de que, por desgracia y extendiéndose a toda España, va a tener más episodios que los que tuvo “Arrayán”, esperemos al siguiente capítulo. Se sigue un guión dramático tan desesperante como infectado, con más etapas que las de la Vuelta Ciclista que hoy ha comenzado. Al Ayuntamiento de Sevilla sí que le hubiera ido la banda sonora de un rap improvisado.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *