Objetivo cumplido

Con el Señor Resucitado en su templo y las puertas de Santa Marina cerradas, Sevilla ha superado su Semana Santa más complicada. La más trabajosa. El alcalde Juan Espadas, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, y el presidente del Consejo Joaquín Saínz de la Maza pueden respirar aliviados y disfrutar del éxito cosechado en materia de seguridad. Todo ha funcionado a la perfección o, al menos, ha arrojado los resultados que todos perseguían. La seguridad está por encima de todo pero tiene su precio y Sevilla, probablemente, lo ha pagado. Nos guste reconocerlo o no y, a la espera de los datos oficiales, a simple vista se ha notado mucho menos público en las calles a pesar de que la lluvia ha respetado prácticamente todo el calendario y las temperaturas han sido del todo agradables, a excepción de una Madrugada especialmente fresca. Y eso ha sido, en especial, lo que se ha notado. Una Madrugada gélida. También en el ambiente. Hay quienes opinan que mejor la calidad de los cofrades que la cantidad frente a quienes consideran que muchos y buenos cofrades se quedaron en sus casas. El alcalde afirma que las medidas anti-alcohol ha mejorado el civismo de quienes se acercan a ver cofradías. Está por ver si los bares cerrados a cal y canto explica en mucho o en poco, la ausencia total de incidentes en la Madrugada. Pero, la seguridad no lo es todo. Salvado ese objetivo, fundamental y básico, que todos celebramos, hay otras cuestiones a tener en cuenta que se deben solventar más pronto que tarde. El incivismo de muchos sevillanos va a más. De la misma manera que se ha apreciado menos público en la calle, y quizás en la misma media, se ha notado un repunte en los comportamientos incívicos. Los aforamientos de determinadas calles, las dichosas sillitas, las basuras por los suelos, el olor a orina en muchas calles del centro, especialmente en la Madrugada como consecuencia del cierre de muchos bares, el espectáculo de personas tirada por los suelos en la calle Pureza son cuestiones que deberían preocuparnos a todos y en especial a los responsables de la mayor y más importante fiesta de la ciudad a los que hoy debemos felicitar por conseguir lo más importante, garantizar la seguridad de todos aquellos que han participado en los cortejos, los sevillanos y todos aquellos que nos han visitado.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *