Nadie calla en relación al caso de “La Manada”

La joven víctima de los abusos sexuales que le infringieron, según sentencia judicial, los cinco jóvenes cuyo grupo es conocido por “La Manada”, ha roto su silencio. Apenas cinco días después de que los cinco condenados recobraran la libertad, condicional, a la espera de sentencia firme, la joven de 20 años ha escrito una carta que ha enviado a un programa de televisión. Entre otras muchas cosas, la joven víctima, en su misiva que define como “de agradecimiento”, anima a la opinión pública a “no quedarse callados” ante su caso, pues de lo contrario, y en su opinión, “les estais dejando ganar a ellos”. La víctima de “La Manada” probablemente no sea consciente de la realidad, pues de lo contrario no animaría a la sociedad a callar ante su caso. Todos los españoles se han pronunciado, sin posibilidad de que nos equivoquemos en tal afirmación. El caso de “La Madana” ha sido, probablemente, el suceso de mayor repercusión mediática de las últimas décadas. La víctima de “La Manada” ha recibido la solidaridad y el apoyo de toda la sociedad española, incondicional, a pesar de que nos encontramos ante un caso especialmente complicado y con muchas dudas aún sin resolver. España, la sociedad española, ha cerrado filas en torno a la joven. Desde un ministro de Justicia que se permitió cuestionar la sentencia, pasando por todos los partidos políticos con representación parlamentaria, todas las centrales sindicales y todos los medios de comunicación españoles. Es decir, toda la sociedad, en su conjunto, ha defendido a la joven víctima como si de su propia hija se tratara y condenado, desde el minuto uno, a los cinco varones, como si de hijos ajenos se trataran. La joven víctima ha hablado y lo ha hecho para pedir que nadie calle ante su caso. Puede darse por satisfecha. Nadie lo ha hecho y lo que es mejor, casi nadie se ha atrevido a cuestionar la versión del caso que emanó en sus primeros compases del Ayuntamiento de Pamplona,  del que habría que recordar que está gobernado por Bildu, formación política cercana a ETA, que se frotó las manos en cuanto se enteraron de que un guardia civil y un militar formaban parte del grupo sospechoso de haber abusado de una joven en los Sanfermines.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *