La seguridad española no pasa el escáner europeo

La política española ha entrado en una espiral imparable de falsedades descaradas. Realmente, la política en general y en todos los países parece haber adoptado la condición de mentirosa como si fuese su estado más natural. España no es una excepción. Sin embargo, aún se mantienen límites para que las mentiras no avancen más allá de la boca del político. Y una de esas mentiras, una de esas trolas que sólo los mezquinos políticos fueron capaces de promulgar como si el mundo fuera tonto, ha sido la de que España, Andalucía y Sevilla son territorios seguros. Cada embustero se ha encargado de su parte: Sánchez, del ámbito nacional; Marín, de Andalucía; y Espadas, de Sevilla.  Pero en las fronteras de ocho países  -de momento-  estaba esperando la aduana que requisa las estupideces. El rollo de la seguridad no se lo han tragado ni el Reino Unido primero, ni por último Túnez.

Los mediocres políticos españoles se ha creído que las cosas pueden ser llamadas por los nombres que no les pertenecen. Y encima con antónimos, con significados absolutamente contrarios a los que merecen. La inseguridad puede ser a la vez seguridad. Ni España, ni Andalucía ni Sevilla son seguras. Y eso salta a la vista de cualquiera con dos dedos de frente en cuanto ve que se quiere conceder la calificación de lugares seguros a aquellos donde la gente lleva mascarillas mientras las temperaturas superan los cuarenta grados, como en Andalucía, como en Sevilla, donde el alcalde se ha sacado de uno de sus trucos de magia un sello de seguridad para nuestra ciudad.

La seguridad española no pasa los controles europeos. Fuera de aquí, las cosas se llaman por su nombre. Fuera de aquí, cuando hay verdadera seguridad no cobran 100 euros de multa por no llevar mascarilla. Recuerdan muy bien qué era la seguridad antes de la pandemia.

Un diccionario, un diccionario es lo que necesitan con urgencia nuestros políticos de “Tiburón”. Un diccionario y mucha más vergüenza.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *