Cuando las diferentes administraciones públicas se ponen a trabajar conjuntamente anteponiendo los intereses generales de los ciudadanos a los políticos, electorales o partidistas todo funciona y funciona bien. La Semana Santa de Sevilla, con sus luces y sombras, se ha saldado de la mejor manera posible: sin incidentes ni heridos. Todo lo demás, puede ser cuestionable e incluso debería ser cuestionado, pero la seguridad ha funcionado que es de lo que se trataba.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha agradecido el esfuerzo y trabajo realizado por las diferentes unidades de la Policía Nacional que han participado en la Semana Santa de Sevilla, y ha subrayado “el intenso trabajo” realizado durante todo un año, “no sólo en los días más señalados”, en un acto que ha tenido lugar durante la mañana de este lunes en la Jefatura Superior de Policía de Sevilla, en el que ha transmitido a los mandos y agentes que han participado en el dispositivo de seguridad el agradecimiento del Gobierno por la labor desarrollada.


Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han dado el do de pecho en esta Semana Santa convirtièndola en la más segura de la historia. En unos días deben enfrentarse a otro reto mayúsculo, con cientos de miles de personas concentradas en una reducida parcela de terreno donde el alcohol, ese elemento sospechoso contra el que se han dirigido los esfuerzos en Semana Santa, forma parte de la fiesta.

Confiamos de nuevo en el buen hacer de los responsables públicos, que echen el resto para que, mientras ellos se sacrifican por nosotros, sevillanos y visitantes disfrutemos de una Feria de Abril que no sólo sea segura, sino que imprima en todos los que la disfruten la sensación de seguridad.