El grave deterioro de la Plaza de España y del Parque

El Defensor del Pueblo Andaluz ha elevado de oficio una queja ante el Ayuntamiento de Sevilla en vista del lamentable estado en el que se encuentran tanto la Plaza de España como el Parque de María Luisa.

Del expediente abierto por el Defensor en funciones, Jesús Maeztu, se desprende la relevancia decisiva que han tenido los medios de comunicación, locales y nacionales, para provocar esta queja ante la corporación de Juan Espadas.

Sevillainfo fue uno de esos medios que hicieron constar gráficamente los penosos desperfectos de la Plaza de España  -catalogada justamente como Bien de Interés Cultural-, causados por el vandalismo en una zona extrema de la balaustrada del largo estanque que la circunda. Las diversas fotos de la baranda arrancada fueron publicadas, según el trabajo de sus respectivos reporteros, por los diversos diarios sevillanos y españoles.

Sin embargo, y en honor a la verdad completa, de todos esos medios sólo Sevillainfo fue más allá de la baranda de la Plaza de España. Con ser de un impacto visual muy fuerte, nuestra sensibilidad con el gravísimo deterioro de un patrimonio que tanto representa turísticamente para la universalidad de la ciudad, se plasmó con la publicación además de una detallada galería de imágenes -nada menos que 28 fotografías alarmantes-, testimonios incuestionables de las vergüenzas del conjunto del Parque.

Este es un diario que se autodenomina y enuncia independiente. No hay más que leerlo para constatar que todas las posibilidades democráticas, siempre dentro del marco legal y el respeto a España, caben en sus páginas. No hay inquina caprichosa de antemano contra nada ni contra nadie. En Sevillainfo el punto de partida ideológico coincide siempre con el de llegada: el amor por Sevilla, el respeto hacia Sevilla. Eso hace que con la queja del Defensor del Pueblo Andaluz, nos hayamos sentido indirectamente avalados en nuestro reportaje por la decisión enérgica y seria que ha tomado un órgano especialmente democrático. El expediente abierto por el señor Maeztu nos libra de toda sospecha, de cualquier indicio de manipulación y, además, nos declara inocentes frente a quienes estos días nos han acusado de mentir.

El Defensor del Pueblo ha solicitado información sobre las medidas protectoras previstas para el conjunto de la Plaza de España y el Parque de María Luisa, los programas de vigilancia y custodia dispuestos para la protección del entorno, y la ejecución y control de las mismas. Si se reclaman los datos de competencias como la vigilancia y la custodia, se incide otra vez, aunque no lo cite de manera manifiesta, en las responsabilidades del delegado de Seguridad, Juan Carlos Cabrera, al que parece que su cargo, entre una cosa y otra  -como el caos circulatorio de bicicletas y patinetes-, le está viniendo muy grande.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *