Nunca editar un diario digital ha sido tan fácil de poner en marcha. Sólo se necesitan tres cosas: valor, constancia y trabajo en equipo. Valor para sobreponerse a las grandes piedras que no sólo te encuentras por el camino, sino las chinitas que te van arrojando a los pies. Constancia para demostrar que esta, el periodismo, es la mejor profesión del mundo, si te dejan ejercerla libremente. Trabajo en equipo, porque en un periódico todos cuentan. Aquí se fabrican ideas, proyectos que duran un solo día, o incluso ni eso, porque dos horas más tarde viene otro más actual que lo ha desplazado.

Sevillainfo no nace de la nada. Sus fundadores son los mismos que sacaron a la luz XYZ y que el destino quiso que una pésima gestión en manos de no profesionales acabara con un medio de comunicación que revolucionó el acomodaticio mundo del periodismo hispalense. Veníamos a incomodar, en el buen sentido de la palabra. Y lo conseguimos. Fuimos un medio influyente, muy joven, hecho por grandes profesionales con experiencia, que no se casaba con nadie. Que puso muchas cosas en su sitio y destapó la doble vida de algunos personajes. Un diario de referencia que adelantó muchas noticias, publicó grandes primicias y estaba en boca de todos.


Pues bien, Sevillainfo va a ser eso y mucho más. Hemos aprendido de nuestros errores y para garantizar nuestro futuro, su accionariado siempre estará en manos de profesionales al menos en un 51%. La plantilla se ha reforzado con grandes incorporaciones, periodistas senior de probada carrera, jóvenes talentos con una creatividad que dejaría sorprendido a más de uno con varios magisterios. Nuestra línea editorial va a ser la misma que los inicios de XYZ antes de que acabara en las manos equivocadas. Sin medias tintas. O se está con la libertad, la Democracia, la unidad de España, el hombre como un ser único e irrepetible, portador de valores eternos, o no se está.

Sevillainfo es un diario digital plural, que cree en que no hay solamente dos Sevillas, la suya y la mía, sino un conjunto poliédrico muy enriquecedor y del que todos nos podemos beneficiar. Pero también somos una empresa con un fin económico, el mismo que nos va a dar la independencia para poder trabajar libremente. Cuidaremos a nuestros anunciantes, les ofreceremos campañas que el resto de los medios no pueden hacer. Pero sin las ataduras y mordazas impuestas por unas instituciones que se creen que el dinero de los contribuyentes, nuestro dinero, sirve para comprar voluntades. No. Si alguien intenta esa vía habrá pinchado en hueso. Aquí damos noticias, no premios. Y este nuevo diario digital no es nuestro, sino de los lectores que en el referéndum diario nos voten con sus visitas. Esperamos no defraudarles en mucho tiempo.