Tras la lesión de Dani Giménez, Pedro será el titular ante el Málaga, pues Adán no está aún para volver

Pedro ya debutó hace cuatro años en Primera a las órdenes de Calderón y el sábado había jugado con el filial. Adán solo ha hecho entrenamientos de manos tras su operación, hace menos de tres semanas

Dani Giménez sufrió ayer una lesión en en el muslo al salir a despejar del área un balón y todo apunta a que puede sufrir una pequeña rotura muscular, lo que, de confirmarse, le tendría de baja mínimo tres semanas, por lo que prácticamente se perdería el resto de Liga, que acaba en un mes, el próximo 20 de mayo.

A la espera de los diagnósticos médicos, las primeras impresiones no son positivas, tal y como explicó mayer el propio Quique Setién. “Vamos a esperar. Hay que hacerle pruebas, pero no pinta bien. Parece que pueda ser una rotura, pero vamos a esperar. Pero ya nos hemos superado a lo largo del campeonato. Nos pasó con Sanabria, Feddal y hemos salido adelante. Lo importante es que todos están enchufados. Ha salido Pedro y lo ha hecho bien. Si tiene que jugar el próximo partido, le ayudaremos entre todos”.

Pedro, que ya debutó hace cuatro años de la mano de Gaby Calderón en la penúltima jornada de la 2013/14, con el equipo ya descendido, jugó el sábado con el filial y ayer pudo hacerlo con el primer equipo en el Wanda Metropolitano, al transcurrir más de 24 horas entre un partido y otro. Todo apunta a que será el titular en la portería del Betis en los cuatro partidos que restan, aunque algunas informaciones especulan con la posibilidad de que Adán podría estar recuperado incluso para el choque ante el Málaga, en el que el Betis puede certificar de forma matemática su clasificación europea.

Adán se operó el pasado 5 de abril y aún no se han cumplido ni tres semanas de su intervención. Hace un par de días ya se le vio en el césped de la ciudad deportiva haciendo trabajo de manos, pero aún no ha forzado nada las piernas ni la zona del pubis afectada, por lo que está descartado que pueda estar en condiciones de volver el lunes y lo normal es que no vuelva a jugar en lo que resta de temporada, como avanzó el propio Adán en un comunicado, emitido antes de operarse y conocer con certeza los plazos de recuperación. “El perjudicado soy yo, ya que no solo tengo que pasar por el quirófano, que ha sido mi última opción, sino que me veo privado de disfrutar de lo que resta de temporada, una temporada más que ilusionante por la clasificación en la que se encuentra actualmente el equipo”.

Adán se operó justo después de dos semanas de parón liguero, pese a que las molestias en el pubis no eran nuevas y las arrastraba desde hace tiempo. El Betis jugó el 17 de marzo ante el Espanyol y no volvió a hacerlo hasta el 2 de abril con el Getafe. Tres días después, Adán decidió operarse por su cuenta y riesgo, y lo filtró a sus allegados antes que a su entrenador, Quique Setién, que dos días antes aseguró que estaba convencido de que Adán iba a aguantar sin operarse “hasta final de temporada”. De haberse operado justo tras el Espanyol y antes del parón quizá le hubiera dado tiempo a volver a jugar antes de que acabase la Liga, pero ahora no parece que vaya a hacerlo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *