Las nazarenas remontaron un set adverso ante el Feel Volley Alcobendas y acabaron pasando por encima de las madrileñas

Los espectadores han vuelto a encontrarse ante un gran espectáculo, un emocionante partido en el que el Cajasol Juvasa ha salido vencedor (3-1) ante el equipo de Alcobendas.


El Feel Volley Alcobendas comenzó el partido con un set impecable, en el que entró en juego desde el primer minuto. Avasalló con el saque (logaron tres puntos directos) a un Cajasol Juvasa que no parecía despegar y que estaba desorganizado en el campo. Las madrileñas aprovecharon el ánimo bajo del conjunto local y comenzaron a buscar los huecos con una gran visión de campo. Andrea de Aranzadi, junto a Alicia de Blas, hizo especial daño con el ataque. El resultado fue una rápida victoria del Alcobendas por 15 a 25.

Sin embargo, el segundo set vino para sorprender y las tornas cambiaron radicalmente. Si en el primer set el Cajasol Juvasa no parecía levantar cabeza, en el segundo set se pudo ver un juego de equipo bien coordinado, con una mejora en todos los aspectos. Parecían más atentas en recepción y más acertadas tanto en ataque como en bloqueo. Las que más parecían estar en su salsa fueron las máximas anotadoras del partido: Paola Martínez y Rocío Ruiz, que inició una serie de fintas y ataques que aportaron numerosos puntos al equipo andaluz. Este cambio repentino debilitó a las visitantes, que comenzaron a cometer fallos, especialmente en el saque. A pesar de esto, se vivieron puntos emocionantes, especialmente el 10-5, con las centrales andaluzas y la líbero madrileña como principales protagonistas. Se prolongó durante unos minutos de gran tensión. Ningún equipo parecía dar por perdida la bola; lucharon cada devolución, aunque finalmente Andrea de Aranzadi logró el punto con su ataque. El resultado final del set fue 25-18 para un recuperado Cajasol Juvasa.

El tercero fue una continuación del segundo. Las nazarenas siguieron en su línea, con grandes aportaciones de todas sus jugadoras y ante un Feel Volley Alcobendas reducido. El set acabó con un ataque de Paola Martínez en el punto 25-15.

Si el segundo y el tercer set fueron claramente para el Cajasol Juvasa, el cuarto no estuvo nada claro. Los anteriores sets empezaron siempre con uno de los equipos dominando desde el principio, marcando distancias con facilidad. Sin embargo, aquí ambos equipos se enfrentaron con fuerzas igualadas. Punto arriba, punto abajo, ambos equipos no parecían distanciarse. De nuevo el público pudo disfrutar de un partido reñido con puntos largos en los que la incertidumbre añadía emoción al desenlace. El Cajasol intentó por todas las formas estar por delante del Alcobendas, pero el equipo madrileño insistió en alcanzarlo, mostrando un juego mucho más rápido e inteligente que antes. Sus esfuerzos dieron resultados y en el punto 19-19 comenzaron a tomar una gran ventaja de hasta cuatro puntos. Parecía que iban a conseguir llegar al tie-break , pero la incorporación de Marta Ruano con su saque hizo que el Cajasol Juvasa acortara distancias y lograse hacerse con la victoria.

Para Guillermo Falasca, técnico del Feel Volley Alcobenas, el equipo comenzó a muy buen ritmo. “Nos hemos hecho con el primer set claramente y luego ellas han conseguido darle la vuelta al partido. Han hecho buen trabajo en saque, nos han sabido un poco buscar nuestras debilidades y nos han puesto en crisis. Luego hemos revertido la situación en el cuarto set, pero hemos tenido mala suerte. Teníamos para cerrar prácticamente e ir al tie-break y ver que pasaba y nos hemos bloqueado, jugadoras que normalmente cierran sin ningún problema no han podido cerrar el punto”.

Por su parte, ‘Magú’ celebra los “tres puntos de oro”, ya no por la clasificación, sino “por lo difícil que se había puesto, tanto tras perder el primer set como en el cuarto con un 23 – 19 que íbamos”. Considera que siempre hay cosas que mejorar y que analizar en frío, pero está contento por los puntos y por la reacción del equipo. “En principio este equipo (Feel Volley Alcobendas) es uno de los que mejor voley hace de la Liga, se nota a veces que son gente joven y que sus errores de saque nos han dado mucha vidilla”. Destaca además que está satisfecho con las jugadoras del Cajasol porque van mejorando a nivel individual y porque ya tienen una identidad como equipo que hace que no se rindan en situaciones de dificultad: “hace que podamos recuperar una bola de partido como la que salvamos contra Arona y una situación muy compleja como la del cuarto set”.