Hoy se ha producido en la Delegación del Gobierno la reunión de coordinación de seguridad para el partido, declarado de alto riesgo

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha presidido la reunión de coordinación de seguridad, que se ha celebrado en la Delegación del Gobierno, con la asistencia del subdelegado del Gobierno en Sevilla, Ricardo Gil-Toresano; el comisario provincial del Cuerpo Nacional de Policía, Andrés Garrido, y representantes de la Policía Local, Policía Adscrita, el Sevilla Fútbol Club y del 061.

El dispositivo de seguridad está compuesto por más de 400 funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía, con cuatro grupos operativos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), dos grupos operativos de la Unidad de Prevención (UPR), un grupo de Caballería, guías caninos, un helicóptero, cuatro indicativos Zeta y funcionarios de la Brigada Provincial de Información, según ha informado la Delegación del Gobierno en una nota de prensa.

Además, a los efectivos mencionados se añaden los grupos de la Policía Local, encargados de la vigilancia en los aledaños del estadio del tráfico, aparcamientos, veladores, entre otros.


Por su parte, el Sevilla Fútbol Club dispone de 280 agentes de seguridad privada más 90 auxiliares. El dispositivo se completa con las uvis móviles del 061 instaladas en los aledaños del estadio y los grupos de la Policía Local y Policía Adscrita encargadas de controlar la reventa de entradas. En total, un dispositivo de seguridad de unas 800 personas para el partido, que ha sido delcarado de alto riesgo y en el que tanto Sevilla FC como Liverpool se juegan la clasificación matemática para los octavos de final de la Liga de Campepones, que logará el que gane el partido.