La expedición sevillista ha aterrizado en el aeropuerto de San Pablo al filo de las ocho de la mañana tras el duro correctivo recibido anoche en Moscú (5-1). Caras largas entre los seguidores que acompañaron  al equipo y críticas al planteamiento del entrenador, Eduardo Berizzo, que hasta el momento no está haciendo jugar al plantel como todos esperaban en verano y empieza a estar cuestionado por ciertos sectores pese a que el sábado acudirá a Mestalla con opciones de pelear por la segunda plaza liguera.