Lenglet es felicitado por sus compañeros tras anotar el 1-0 a la salida de un córner / Lince

Ganando al Liverpool el próximo partido lograría la clasificación matemática y en todo caso llegaría al último en Maribor con posibilidades

El Sevilla FC ha logrado esta noche un sufrido y merecido triunfo ante el Spartak de Moscú (2-1) que le da la misma vida y le permite depender de sí mismo para clasificarse como primero o segundo del Grupo E de la Liga de Campeones. Ganando al Liverpool en el Ramón Sánchez-Pizjuán el próximo 21 de noviembre tendrá el pase matemáticamente asegurado -si ganan los ingleses serán ellos los clasificados- y empatando aún dependería de sí mismo para lograrlo ante el Maribor en la última jornada, a la que, gracias a este triunfo, llegará con opciones aunque pierda con los ingleses el próximo partido, si bien en ese caso seguramente no dependería de sí mismo y estaría a expensas de lo que ocurriera en el Liverpool-Spartak.

El partido de hoy lo jugó el Sevilla con mucho orden e intensidad. Lenglet hizo el 1-0 al filo de la media hora a la salida de un córner y un minuto antes de cumplirse la hora de juego Banega pareció dejar el choque resuelto con un golazo desde fuera del área. Los rusos, que hasta entonces se habían limitado a defenderse, dieron a raíz del 2-0 un paso adelante, acortaron distancias por medio de Ze Luis (78’) e hicieron sufrir de lo lindo a los sevillistas en los compases finales, aunque sin crear serios apuros sobre el portal de Sergio Rico.


Los nervionenses se defendieron con garra para defender la mínima pero valiosa ventaja en el tramo final del partido, aunque en el empeño sufrieron las lesiones de Sarabia, Banega y Mercado, todos los cuales tuvieron que ser sustituidos por Berizzo con diversos problemas físicos debido a la gran intensidad con que se disputó el choque.

El partido dejó buenas noticias a los sevillistas, que al fin pudieron ver una mejorada  versión de Banega, clave en el engranaje del equipo, y a N’Zonzi y Pizarro complementándose con criterio en la zona ancha, lo que hasta la fecha no habían conseguido las veces que habían jugado juntos. Con ellos dos acoplados, el Sevilla es un equipo poderoso en la sala de máquinas, aunque le sigue faltando pegada para resolver los compromisos con más claridad. De haberla tenido Ben Yedder o Nolito -muy activo el sanluqueño, pero desacertado en los metros finales- podía haberse tratado de igualar incluso el desfavorable average de la ida -que puede tener su importancia en la jornada final-, pero tras el 2-0 Ben Yedder erró una ocasión clarísima para el 3-0 y tres minutos después, en el 78′, Ze Luis anotó el 2-1 que dejó el corazón en un puño e hizo vivir con enorme tensión los compases finales del partido.

En la Champions no hay rival fácil y el Sevilla FC, con el ajustado triunfo, ha sido el único de los equipos españoles que lo ha logrado esta jornada: el Barça no pasó del 0-0 con el Olympiacos en Atenas, el Atlético pinchó con estrépito ante el Qarabag (1-1) y ya tiene pie y medio fuera, y el Real Madrid recibió un repaso considerable en Wembley ante el Tottenham (3-1), aunque el enésimo pinchazo del Dortmund le permite tener la segunda plaza casi asegurada. De ahí que haya que valorar en su justa medida el sufrido pero valiosísimo triunfo conseguido por los de Berizzo.

2 – Sevilla FC: Sergio Rico (2); Mercado (1) (Corchia -1-, m.83), Kjaer -1-, Lenglet (2), Escudero (1); N’Zonzi (2), Pizarro (2); Sarabia (2) (Jesús Navas -1-, m.74), Banega (2) (Krohn-Dehli -1-, m.77), Nolito (1); y Ben Yedder (1).

1 – Spartak Moscú: Sélijov (1); Yéschenko (1) (Petkovic -1-, m.79), Dzhikiya (1), Tasci (1), Kombárov (2); Fernando (2), Pasalic (1) (Popov -1-, m.56); Promes (1), Glushakov (1), Melgarejo (0) (Zé Luis -2-, m.71); y Luis Adriano (1).

Goles: 1-0, M.30: Lenglet. 2-0, M.59: Banega. 2-1, M.78: Zé Luis.

Árbitro: Artur Dias (Portugal). Amonestó al local Ben Yedder (m.91) y a los visitantes Glushakov (m.32), Tasci (m.61) y Dzhikiya (m.86).

Incidencias: Partido de la cuarta jornada del Grupo E de la Liga de Campeones disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante 38.002 espectadores. Césped en buen estado. La UEFA prohibió al Spartak la venta de entradas a sus aficionados para este encuentro por los incidentes ocurridos el 13 de septiembre en el campo del Maribor.