Sandro llega cedido al Sevilla por el Everton sin opción de compra y Brozovic puede ser el siguiente

El delantero del Everton llega cedido para cuatro meses por 2,5 millones de euros, sin opción de compra. Por Brozovic habría que abonar 25 millones de euros al Inter en verano para quedárselo en propiedad

El Sevilla FC ha anunciado esta noche la cesión del delantero canario Sandro, por el que pagaría 2,5 millones de euros al jugador del Everton por los cuatro meses escasos que restan de temporada (su ficha es altísima). Finalmente, el trato se cierra sin que el Sevilla FC se reserve una opción de compra sobre el delantero canario, por el que el Everton pagó 6 millones de euros el pasado verano al Málaga, más una cuculenta prima de fichaje de otros seis para el jugador y sus agentes.

Con Sandro no quedaría cerrado el capítulo de fichajes, pues es posible que Pizarro, fichado el pasado verano de Tigres por 8,7 millones de euros, vuelva cedido a su ex equipo o marche al Olympique de Marsella, en cuyo caso el croata Marcelo Brozovic, del Inter de Milán, recalaría en el conjunto nervionense, cedido hasta final de campaña con una opción de compra cercana a los 25 millones de euros, según Gianluca di Marzio, de Sky Sports Italia.

Pizarro ya no se entrenó hoy con el resto de compañeros -sí lo hicieron Layún y Roque Mesa- ni fue incluido en la relación de convocados para la ida de la semifinal copera en Leganés de este miércoles.




A expensas del reconocimiento médico

El Sevilla FC y el Everton FC han llegado a un principio de acuerdo para la cesión de Sandro Ramírez, a expensas de que el futbolista supere el pertinente reconocimiento médico.

Sandro Ramírez Castillo (Las Palmas de Gran Canaria, 9 de julio de 1995) es un habilidoso delantero, internacional con España en todas las categorías de base, que este verano dio el salto a la Premier League. Sin embargo, no terminó de adaptarse al característico fútbol inglés, disputando en Goodison Park un total de ocho partidos ligueros, uno de Copa de la Liga y seis de Europa League, donde consiguió su único gol oficial como tofee en la derrota ante el Atalanta en Bérgamo.

Canterano de la UD Las Palmas hasta la categoría infantil, en cadetes fue reclutado por los ojeadores del FC Barcelona y se marchó a La Masía. Ya en la campaña 13/14, con sólo 18 años, jugó su primera temporada como profesional en Segunda División con el filial azulgrana. Jugó 31 partidos, con un magnífico balance de siete goles y dos asistencias, lo que no hizo demorar su debut con el primer equipo. De hecho, ya en la 14/15, Luis Enrique le requirió para jugar siete partidos ligueros -dos goles-, tres de Champions League -un gol ante el Ajax- y dos de Copa del Rey, en los que también hizo un tanto. Todo ello sin dejar de lado el Barça B, con el que jugó 30 partidos y firmó ocho dianas.

En la temporada 15/16 dio el definitivo salto al primer equipo, pero la voraz competencia por un puesto le impidió progresar en lo estadístico. Aún así, disputó 20 partidos entre LaLiga, Champions League, Mundial de Clubes, Supercopa de España y Copa del Rey, torneo este último en el que firmó tres tantos. Sin sitio en el FC Barcelona, lo lógico era buscar una salida y su destino fue el Málaga CF, en el que se volvió a ver al mejor Sandro. No tardó en hacerse indispensable pese a las dificultades de la temporada malaguista. 30 partidos ligueros -14 goles y 5 asistencias- y uno de Copa -dos goles más- protagonizaron la campaña.

Con sólo 22 años, el delantero canario llega a Nervión con la intención de volver a retomar ese espectacular crecimiento de los últimos años y hacerse un sitio en la línea de vanguardia de Vincenzo Montella. Como curiosidad, ya se vio las caras el pasado verano con su nuevo equipo la pasada pretemporada en Liverpool, en un partido que acabó 2-2 y que comenzó con un gol del propio Sandro en el primer minuto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *