Los nervionenses caminan con brillantez en la Copa pero solo han ganando uno de sus siete últimos partidos en el torneo de la regularidad. En febrero afrontan siete partidos clave en todas las competiciones

Con la visita este sábado a Ipurua el Sevilla FC afronta un mes de febrero clave en todas las competiciones en las que sigue inmerso. En la Liga no puede permitirse más tropiezos, tras haber ganado solo uno de sus siete últimos partidos, en la Copa está a un paso de meterse con toda brillantez en una nueva final y en la Liga de Campeones recibe en menos de veinte días la visita del Manchester United en la ida de los octavos de final.

Este viernes 2 de febrero se cumplen dos meses de la penúltima victoria en Liga del Sevilla FC (2-0 al Deportivo el 2 de diciembre) que desde entonces solo ha sido capaz de sumar otro triunfo en el torneo de la regularidad (ante el Espanyol en Cornellá), dos empates (Getafe y Levante) y cuatro derrotas (Alavés, Betis, Real Sociedad y Real Madrid). La cita de este sábado en Ipurua es toda una final para las aspiraciones ligueras de un Sevilla que no puede permitirse más tropiezos en el torneo de la regularidad.

Teniendo a la vuelta de la esquina la vuelta de la semifinal copera con el Leganés, va siendo hora de que los refuerzos llegados en el mercado invernal empiecen a aportar, pues ninguno de los cuatro fichados –Roque Mesa, Layún y Sandro lo hicieron en los últimos días y Arana sigue inédito pese a llevar aquí casi un mes- disputó un solo minuto en los nueve partidos que el equipo afrontó, ya con Montella, en un cargadísimo mes de enero en el que el técnico italiano apenas ha utilizado para la titularidad a 13 futbolistas en los cinco últimos partidos concentrados en las dos últimas semanas.


Sergio Rico, Corchia (Navas), Mercado, Lenglet, Escudero, Nzonzi, Banega, Sarabia, Franco Vázquez, Correa y Muriel (una vez suplido por Ben Yedder) lo han jugado absolutamente todo en estas dos últimas semanas y en la última cita en Leganés apenas entró unos minutos Nolito en lugar de Muriel, quedando el máximo goleador sin jugar un minuto, pues no hubo más cambios.

De la mano de Montella el Sevilla se ha anotado en este mes de enero cinco victorias (cuatro en Copa y uno en Liga), dos empates (uno en Liga y otro en Copa) y dos derrotas (ambas en Liga) y el mes de febrero, con siete partidos (cinco de Liga) en apenas 25 días se antoja clave para intentar acortar diferencias con los rivales que le preceden en la clasificación en la lucha por la Champions.

Eibar (f), Girona (c), Las Palmas (f), Atlético (c) y Málaga (f) son los rivales que aguardan al Sevilla en Liga en este corto pero intenso mes de febrero, en el que deberá elevar mucho sus prestaciones en el torneo de la regularidad, donde sumó cinco victorias en sus siete primeros partidos (una en agosto y cuatro en septiembre), y otras cinco en los catorce partidos siguientes disputados en los últimos cuatro meses (una en octubre, dos en noviembre, otra en diciembre y otra en enero).

Con Eibar, Girona, Las Palmas, Atlético y Málaga sumó el Sevilla 12 puntos de 15 en la primera vuelta y ahora está obligado a repetir unos guarismos similares para no enterrar precipitadamente sus opciones de alcanzar una de las cuatro primeras plazas, un objetivo que sigue estando al alcance, aunque cada vez más complicado. El mes de febrero se antoja clave en todas las competiciones y Montella debe empezar a repartir esfuerzos y rotar para no descuidar ninguna. Lo del miércoles ante el Leganés es toda una semifinal, pero es que el choque de este sábado en Ipurua tiene tintes de final. En la Liga, tras sumar solo 5 de los 21 últimos puntos en disputa, no caben más tropiezos.