Pablo Machín y la planificación: “Lamentarse no sirve de nada, los que tengo son los mejores”

“A mí lo que me dijeron cuando llegué es que seamos un equipo competitivo, eso nos dará estar lo más arriba posible. El club siempre ha estado en Europa, y en la historia reciente manda eso. Si tiramos para atrás vemos que también tuvo vacas flacas”, señala el técnico sevillista

Pablo Machín no ha querido lamentarse en público por las fallidas operaciones (Mariano, Portu, otro central…) de los últimos días de mercado que no han permitido rematar la plantilla como todos los sevillistas, el entrenador el primero, hubieran deseado. “Una vez que se acabe el mercado, lamentarme no sirve de nada, los que tengo son los mejores porque son con los que tengo que competir. Todos los entrenadores querríamos tener a Cristiano, Messi, Ramos o Piqué, el mercado hace que tengas o no a distintos futbolistas. Yo no me tengo que lamentar de nada sino entrenar y sacar el máximo rendimiento a los futbolistas que tengo, el entrenador ayuda a seguir una línea”, ha indicado este martes en el prgrama A Balón Parado, de SFC TV.

El objetivo del Sevilla FC con este plantel es, como mínimo, repetir clasificación europea, aunque Joaquín Caparrós apuntó más alto y aseguró que hay que pelear la Champions, pese a no haberle dado al entrenador mimbres para ello, por lo que se está viendo. “Todos sabemos que el Real Madrid y el Barça van a pelear por la liga, pero tienen que ir partido a partido ganando. Nosotros igual. A mí lo que me dijeron cuando llegué es que seamos un equipo competitivo, eso nos dará estar lo más arriba posible. El club siempre ha estado en Europa, y en la historia reciente manda eso. Si tiramos para atrás vemos que también tuvo vacas flacas”, aseveró.

Pablo Machín también explicó cómo se fraguó su fichaje por el Sevilla, tras una conversación con Caparrós. “Sentía que tenía el suficiente bagaje para valorar una oportunidad irrechazable. En Girona me trataron muy bien. Caparrós me llamó y su llamada fue tan directa como lo es él. Me dijo que de fútbol no hacía falta que habláramos, que quería saber cómo era como persona, que si sabía a donde venía, que la exigencia del Sevilla es alta. Querían a un entrenador que lo había hecho bien y Caparrós me dijo “me extraña que no hayas tenido antes una oportunidad como esta”. Le dije que ya tenían entrenador si querían, y a los dos días ya vine para Sevilla”, declaró.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *