La última vez que el Sevilla FC firmó ocho partidos sin victoria fue en marzo de 2010, con Jiménez y Antonio Álvarez, que al final logró meter al equipo en Champions y ganar la Copa del Rey. Para dar con una racha de nueve hay que irse al último descenso, con Juan Carlos Álvarez y Marcos Alonso en 2000

José Castro y su consejo mantuvieron ayer su confianza en el entrenador «por unanimidad» y el presidente aseguró que la continuidad de Vincenzo Montella para la 2018/19 se debatirá a final de temporada, pero a nadie escapa que como no gane el viernes en Valencia ante el Levante su destitución está poco menos que ‘garantizada’ por muy cara que salga, ya que el italiano tiene firmado un año más de contrato y, como hizo Berizzo, no parece dispuesto renunciar al mismo. La actual racha de ocho partidos sin ganar que firma el Sevilla FC con el italiano es la peor del Siglo XXI y hay que remontarse al siglo anterior, con Marcos Alonso primero y Juan Carlos Álvarez después, para encontrar una más prolongada. Entonces era presidente del club Rafael Carrión, y José Castro ya estaba entre los consejeros.


El Sevilla FC atraviesa en la actualidad por la peor racha de resultados de todo el Siglo XXI, pues los ocho partidos sin ganar solo son comparables a los que firmó con Manolo Jiménez y Antonio Álvarez en marzo de 2010 (4 empatados y 4 perdidos, entre ellos el 1-2 ante el CSKA que supuso la eliminación de los octavos de final de la Champions). En el momento de su destitución, tras empatar 1-1 con el Xerez, el Sevilla era 5º a dos puntos del cuarto, plaza que finalmente acabó logrando de la mano de Antonio Álvarez (que perdió 3-0 con el Villarreal en su debut), que, aparte de clasificar al equipo para la Champions en la última jornada -con un milagroso gol de Rodri en Almería en el descuento- logró hacerlo campeón de la Copa del Rey al ganar la final contra el Atlético de Madrid (0-2).

Antonio Alvarez sería cesado tras la quinta jornada de la temporada siguiente, 2010/11 tras perder la Supercopa ante el Barça, caer eliminado en la previa Champions ante el Sporting de Braga y sufrir su primera derrota en Liga en la quinta jornada en Alicante ante el Hércules.


Para encontrar una racha peor de partidos sin ganar hay que remontarse al siglo pasado, en concreto a los nueve últimos (7 perdidos, 2 empatados) de la temporada 1999/00, durante los cuales se consumó el último descenso del Sevilla FC a Segunda división, de la mano de Juan Carlos Álvarez, consumado a tres jornadas del final con un ‘celebrado’ 2-3 en casa ante el Oviedo que acabó arrastrando también al Real Betis a la categoría de plata. Esa temporada la había comenzado en el banquillo Marcos Alonso, con el que el Sevilla FC, en diciembre de 1999, ya había firmado otra racha de nueve partidos sin ganar (7 de Liga y 2 de Copa, ante Osasuna), rota con un triunfo ante el FC Barcelona, a la postre subcampeón tras el Dépor.

Está claro, por tanto, que Montella se la juega este viernes en el Ciutat de Valencia, pues los cuatro partidos restantes que ha de disputar el Sevilla FC son todos en la capital hispalense -tres en el Sánchez-Pizjuán ante Real Sociedad, Real Madrid y Deportivo Alavés, y el derbi en el Villamarín– y no parece que el italiano vaya a sentarse en el banquillo en la próxima comparecencia en casa a no ser que vuelva con los tres puntos de Valencia, y está por ver si se mantiene con un empate que le podría hacer perder la séptima plaza, y el noveno partido sin ganar, lo que parece muy poco probable.