José Castro y José María Cruz, antes de una junta de accionistas.

Los agentes han recabado información del director general, José María Cruz, y otra serie de empleados por la denuncia que formuló un accionista

La Policía Judicial acudió ayer a las dependencias del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán para recabar información relacionada con la denuncia que presentó el accionista del club Agustón Martínez contra el presidente de la entidad, José Castro, al que acusa de presuntos delitos de falsificación de documento mercantil, administración desleal y corrupción de particulares.

Los agentes de la Policía Judicial se reunieron con varios empleados del club para solicitar documentos y recabar información, el principal de ellos el director general, José María Cruz, según informa el diario Marca.

El abogado Agustín Martínez sostiene en la denuncia que Castro se sirvió de “su condición de presidente” del club para beneficiar a su empresa en el proyecto de reforma del Sánchez-Pizjuán, pues tuvo conocimiento de las ofertas que presentaron las empresas que litigaban por la obra para “actuar como comisionista”.


Martínez también denuncia a Castro por inscribir tres acciones en el Libro de Registro del club de manera irregular, falsificando la firma de un fallecido, así como el uso indebido de la cuenta de representación que mantiene con el Sevilla, al que llegó a adeudar más de 300.000 euros, con gastos que “exceden de liberalidades funcionales y suponen actuaciones que pudieran estar incardinadas en el ilícito penal”.