“La dirección deportiva siempre trabaja en esa función”, dice el presidente del Sevilla FC, que asegura de Machín que “me gusta que pida y traeremos lo que entendemos que hay que traer”

El presidente del Sevilla, José Castro, manifestó este miércoles que su equipo viajó a Akhisar (Turquía), donde el jueves se enfrenta al equipo local, “con la ilusión de conseguir una victoria y seguir lideres de grupo” en la Liga Europa, torneo en el que confía “pasar a los dieciseisavos” de final.

Castro, que atendió a los periodistas una vez aterrizado el avión que desplazó a la expedicion sevillista a Turquía, lamentó la enfermedad del centrocampista francés Maxime Gonalons, quien “no ha viajado por un proceso gripal” que lo ha tenido durante la noche “con más de 40 de fiebre y mejor que se quedara en casa” a pesar de que estaba prevista su reaparición tras cerca de meses de baja a causa de una fractura de peroné.


El dirigente sevillista recordó que “también faltan los dos delanteros” titulares, el portugués André Silva y el francés Wissam Ben Yedder, “pero ninguno jugó en la ida”, cuando el Sevilla se impuso 6-0.

“De 36 goles, veinte los han marcado otros compañeros, no hay que hacer un drama”, declaró Castro, si bien reiteró que “ganar mañana es necesario”.

El mandatario del club hispalense incidió en la mala suerte de su plantilla, que “desde septiembre” ha contado con “no menos de tres titulares lesionados en todos los partidos”, pese a lo cual marcha “tercero en la Liga y primera en Europa”, aunque admitió la conveniencia “de mejorar el equipo en el mercado de invierno”.

Castro aseguró que “la dirección deportiva siempre trabaja en esa función” y consideró “bueno que el entrenador -Pablo Machín- pida fichajes, que sea exigente”, puesto que no le gusta “la sumisión. Es un ganador y así lo hace ver de puertas para afuera”, dijo.

“Queremos entrenadores exigentes y con ganas de triunfar como Machín. Se hablaba de sumisión y de no ser exigente en verano. Me gusta que pida y traeremos lo que entendemos que hay que traer. La exigencia es buena, va en sintonía con nuestra filosofía. Ya lo conocíamos, no nos ha sorprendido”, añadió.

Castro, sin embargo, no quiso opinar sobre “qué posiciones se deben reforzar”, ya que “para eso hay un director de fútbol -Joaquín Caparrós-. Queda tiempo” para que se abra el mercado, por lo que “no tiene sentido hablar de ningún jugador ahora”, subrayó.