El técnico sevillista deja entrever que Geis puede jugar de central en vez de Kjaer ante su ex equipo: “Será un placer disfrutar del partido y emocionarnos al volver a vernos”

Eduardo Berizzo atendió a los medios en la víspera del retorno a la competición, ante su ex equipo, el RC Celta (sábado 18.30h, Sánchez-Pizjuán). Un partido muy especial para el argentino: “Me enfrento a mis excompañeros, a mi exclub y a mis exjugadores y será un partido de emociones. He vivido grandes momentos y aprecio mucho a la gente con la que he trabajado. Será un placer disfrutar del partido y emocionarnos al volver a vernos


Con Simon Kjaer cansado tras la eliminatoria con Dinamarca, el técnico reconoció que Geis podría ser la solución en el centro de la defensa: “Los internacionales podrían jugar, pero merecen atención y cuidado. Más Kjaer que Banega, pero han entrenado bien hoy y lo evaluaremos mañana. En el caso de Kjaer merece más atención para ver si lo incluimos de inicio o no. A Geis lo vemos entrenado para esa situación, es un jugador confiable y en su anterior equipo ya jugó en una línea de tres, tanto de zaguero como de líbero. En el Camp Nou le tocó ese rol y podría ser mañana el central derecho. Él es más defensor central que Pizarro y podría ser una opción”.

“Geis es un jugador confiable y puede ser una opción mañana para jugar como central derecho”

Además, no escondió Berizzo que habrá que tener especial vigilancia con Iago Aspas: “Entre Escudero y Lenglet deben tener cuidado con Aspas y estar pendientes de ese cambio tan rápido que hace entre la banda y la mediapunta, con mucha velocidad”. Cuestionado de nuevo por las rotaciones, explicó que hay que medir muy bien el once: “No exactamente reservar, pero sí cuidarlos porque vienen de un desgaste, de viajes y estrés. El menos desgastado es Nzonzi y quizás el que más Kjaer, pero el de mañana es el partido más importante. Evaluaremos a los que estén mejor para no cometer riesgos”.

 

Se habla mucho de la posible llegada de Arana en enero, pero el entrenador no quiso entrar en ese tema: “Hablar de supuestas contrataciones o del mercado futuro puede entenderse como una distracción y un menosprecio a los actuales jugadores. Hay gente que se encarga de eso en el club, pero como entrenador tengo respeto y cuidado con mis futbolistas. Ya analizaremos a los que tengan que llegar si se da el caso, aunque lógicamente hay observación de jugadores en diferentes puestos, incluido ese”.

“Hablar de supuestas contrataciones puede entenderse como una distracción y un menosprecio a mis jugadores”

Además, fuera del partido de mañana, se le preguntó sobre la futura aplicación del VAR: “Me tocó por suerte participar de una reunión en UEFA en la que nos lo explicó Colina claramente. Sólo lo puede pedir el árbitro y siempre y cuando no haya decidido y el balón esté parado. Estoy a favor si ayuda al árbitro más que llenarlo de responsabilidad. En la simplicidad está el acierto”.

Como siempre que se avecina una semana de Champions, salió el tema de la prioridad entre unos choques y otros: “No hay partido de relajación ni uno más fácil que otro. Los momentos del fútbol tienen importancia cuando se les da valor para aprovecharlos. Siempre tenemos la guardia alta y mañana espera un rival que juega muy bien y tiene unas características muy instaladas. Tenemos que seguir la línea del Leganés, el Spartak y de la segunda parte en el Camp Nou. El momento pasa por nosotros y no por el rival, asentando cosas que se empezaron a instalar en esos partidos”.

Por último, se le pidió una comparación entre su Celta de Vigo y el que dirige Unzué: “Este Celta es más cuidadoso del balón y elabora desde más atrás iniciando el juego con más detalle. El mío era quizás más dinámico, alocado y de ida y vuelta. Los jugadores son casi los mismos y el talento a veces prima sobre la idea de juego, pero en ambos casos están convencidos de la propuesta y tendremos que dominar a partir de lo que mejor hacemos, que es usar el balón con criterio“.