Berizzo nunca podría reeditar las ‘glorias recientes’ del Sevilla FC

El técnico argentino, con su cuota de responsabilidad, no es el máximo responsable de la actual situación de desánimo por la que atraviesa el sevillismo, que ya tiene perfilados a sus próximas objetivos: Óscar Arias y José Castro

Eduardo Berizzo ha sido destituido porque el actual Sevilla FC no estaba a la altura de las ‘glorias recientes’ logradas por el club nervionense. Eso he leído y oído de forma reiterada entre los que justifican su destitución, pese a tener al equipo quinto en la liga y clasificado para los octavos de la Champions y la Copa del Rey.

Efectivamente, este Sevilla no podrá reeditar los éxitos recientes… en la Copa de la UEFA, la que le ha dado toda la gloria en los últimos años, porque está jugando la Liga de Campeones, una competición de nivel superior en la que participan los mejores equipos del continente y en la que ha logrado, ciertamente sin brillo, clasificarse para los octavos de final, el tope máximo conseguido por el club en los últimos 60 años. Si alguien piensa que el Sevilla está para pelear también el título en la Champions o la Liga a Barça y Madrid en España, entonces me callo.

Berizzo, a pesar de las malas sensaciones que transmitía el equipo por su fútbol plano, ha logrado la mejor puntuación de un entrenador debutante en lo que va de siglo XXI con el Sevilla. Sus guarismos son mejores que los del mismísimo Juande Ramos o los Unai Emery cuando empezaron sus respectivos proyectos, que también contaron con feroces detractores en su momento, no en vano ambos cayeron a las primeras de cambio en la Copa del Rey ante rivales de inferior categoría, como Cádiz y Racing de Santander.

Se acusa a Berizzo de que el Sevilla no ha dado la talla en el campo de los grandes en ninguno de sus desplazamientos. Cierto es, pero nada novedoso, pues en los últimos seis años solo consiguió un triunfo, en Anoeta el pasado enero, en las 36 visitas que realizó a Real Madrid, Barcelona, Atlético, Valencia, Athletic o Real Sociedad. El dato es concluyente. Y es que fuera de la UEFA las ‘glorias recientes’ han sido bien pocas.

El Sevilla, en Liga, fue 4º el año pasado con Sampaoli, y 7º, 5º,  5º, 9º y 9º los cinco anteriores, cuatro que acabó Emery y uno Míchel. En la actualidad Berizzo lo deja quinto, a dos puntos del cuarto y a siete del segundo, que estaba nada menos que a veinte en las primeras Navidades de Emery al frente del equipo.

Este Sevilla perdió en verano a su mejor futbolista, Vitolo, dejó marchar a Iborra, Rami y Mariano por un buen puñado de euros y fue incapaz de retener a Jovetic. Ninguno de los sustitutos (Nolito, Pîzarro, Corchia, Kjaer, Navas o Muriel), pese a la millonaria reinversión, mejora lo que se fue, y a duras penas Banega está elevando las bajas prestaciones que ofreció Nasri.

No creo, sinceramente, que Berizzo, teniendo su cuota de culpabilidad, por supuesto, fuera el máximo responsable de la actual situación de desánimo por la que atraviesa el sevillismo, empozoñado en una guerra intestina que ya tiene perfilados a sus dos siguientes objetivos: Óscar Arias y José Castro. A no ser, claro, que en enero lleguen tres auténticos cracks y el nuevo entrenador sea un fenómeno tal que de repente Nolito deje de estar culón, a Muriel le empiecen a gustar las barritas energéticas más que los donuts y haga lo que nunca ha hecho, marcar goles a sacos, Jesús Navas vuelva a regatear hasta los charcos, Kjaer aprenda a no regalar su espalda en los marcajes, Ganso aparezca alguna vez frente a los grandes, el Mudo deje de ser de gasoil o a Correa le empiece a hervir la sangre. Al sucesor de Berizzo no le arriendo las ganancias, pero nunca se sabe. Igual hasta logra que Nzonzi se arrepienta y le pague una comida a sus compañeros, aunque dudo que bastantes acudieran, pues el francés no ha hecho precisamente amigos entre el plantel. Con todo, a la primera que deje de ganar tres partidos, al nuevo técnico le recordarán que a Berizzo lo echaron por menos. Su papeleta no es nada fácil.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

1 Comment

  1. José Carlos de Vargas dice:

    Mas razón que un santo, le agradeceria que leyera los comentarios de un “Pseudoperiodista” llamado YAGO DE VEGA de la cadena ser, sobre la destitución de Berizzo por parte del Sevilla, no tiene desperdicio el antisevillismo que existe en la capital de España. Gracias de antemano y saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *