Eduardo Berizzo, este martes en la rueda de prensa previa al partido con el Spartak / SFC

El técnico advierte que el partido contra el Spartak, clave en el grupo de Champions, requerirá mucho “carácter, intensidad y perseverancia”

Eduardo Berizzo atendió a los medios de comunicación en la habitual rueda de prensa previa a los partidos de Liga de Campeones. El técnico no escondió las ganas de revancha del Sevilla ante el Spartak de Moscú, admitiendo que también de golpes duros como el recibido en Rusia también se crece: “Las derrotas quedan en tu memoria como un revulsivo para lo que viene, uno no puede quedarse a vivir en el pasado, pero el pasado sí puede corregir el futuro… El partido de mañana requiere mucha paciencia, tranquilidad, el trámite del partido lo conduciremos nosotros, y habrá que usar el balón con mucho criterio, encontrando las espaldas de sus volantes y defensas, sin exponernos a sus contras. Lo del Leganés puede servir como ejemplo. No recibimos nada y estuvimos sólidos, defensivamente hablando”.

Y continuó: “Esa frustración por un mal partido se va transformando en una energía reformadora que te impulsa a partir del dolor que te genera que algo haya sucedido mal. Todo se transforma en una energía de corrección, de impulso, de contagio a tus compañeros y de generar un ambiente positivo para que las cosas sucedan a tu favor”.


Berizzo indicó que espera a un Spartak “replegado, achicando espacios hacia atrás, intentando capitalizar espacios hacia adelante con sus atacantes, jugadores técnicos, rápidos… El aviso de perder el balón… Hay que terminar nuestras jugadas en ataque, que es la principal causa de los contraataques, el no terminar los ataques con profundidad y correctamente”.

En cuanto a su equipo, señaló que “nuestro plan del partido es siempre el mismo, salir a adueñarnos del balón, en Moscú eso sucedió hasta la jugada que podía haber puesto el marcador a favor nuestro, que no se definió con el 1-2 y ocurrió justo lo contrario”.

Lo que tiene claro es que “nadie está más motivado que nosotros para salir a ganar mañana, lo hicimos contra el Leganés en una situación difícil, reacomodamos nuestra posición en Liga, y el de mañana puede ser el mismo partido relacionado con la Champions. El de mañana es un partido de carácter, intensidad, perseverancia, de demostrar más cosas que tienen que ver con lo anímico, para prepararnos técnicamente… Habrá 45.000 personas queriendo que su equipo gane, somos un equipo muy fuerte en casa y mañana lo haremos sentir”.

Preguntado por si habrá cambios en el once, Berizzo apuntó que su idea es “darle continuidad al mayor número de jugadores”. Eso no quiere decir, sin embargo, que repita el equipo que jugó ante el Leganés, sólo que “si el desgaste lo permite, la idea es darle continuidad al equipo. Si encontramos una situación en el campo que nos equilibra como con Pizarro y Nzonzi, y no lo digo por los nombres, que llenan el campo, el equipo a partir de esa seguridad en el centro del campo, corre las bandas con libertad… Es el momento de seleccionar a los jugadores que más en forma estén y que el equipo se sienta seguro”.

Entrando ya en los nombres propios, aseguró que Banega “está mejor, al partido del Leganés no llegó bien, tiene un dolor que a veces le impide moverse con naturalidad y es un jugador que necesita moverse con naturalidad, para mañana llega en muchas mejores condiciones, muy cerca de su cien por cien”.

No se mojó, en cambio, en lo que a la titularidad del portero respecta: “Mañana lo definiré, hemos querido siempre esperar hasta el último momento, quería darle partidos a David porque su lesión interrumpió su continuidad, pero Sergio es un portero totalmente de garantías, acostumbrado a partidos como éste”.

Otro nombre propio por el que le preguntaron, Pablo Sarabia: “Pablo, en Copa y el otro día ha demostrado ser un jugador que hace mejor a sus compañeros, siendo versátil y eso hace que uno pueda jugar con su presencia en ataque y defensa. Es un jugador que te llena de recursos. En un jugador uno encuentra varias soluciones”.

Finalmente, a la hora de valorar cómo ha asimilado estas dos últimas semanas, en las que ha sufrido importantes derrotas, señaló que “reafirme mi idea de que en el fútbol es necesario ganar para vivir tranquilo, pero cuando no ganas, y tienes que atravesar una semana como la que atravesamos, tienes que ser perseverante y mantenerte firme en las ideas, sin dejar de escuchar a todo el mundo, porque leo las críticas y los elogios, pero cuando las cosas suceden mal uno debe confiar más en sus ideas, porque la firmeza que se muestra en un momento delicado seguramente terminará fortaleciendo al equipo.