«Todo el mundo debería estar orgulloso de este equipo y sus jugadores», señala el técnico bético, al que el nuevo triunfo respalda en sus convicciones: «Este camino nos ha dado réditos y hay que fortalecerlo y estar convencidos de que por él nos va a ir bien»

 

Quique Setién, técnico del Betis, destacó tras ganar 1-0 al Leganés que «todo el mundo debería estar orgulloso de este equipo y sus jugadores», pues los menos habituales también «lo hacen bien, como hoy», además de que «no es fácil meter en su campo a los rivales, con mucha posesión, y crearles ocasiones».


En la sala de prensa del Benito Villamarín, el cántabro declaró que estaba «bastante tranquilo» durante el partido, pese a que «faltaba culminar tanta superioridad con el gol», pero recordó que ya dijo que «iba a ser un ejercicio de paciencia» y que debían «controlar bien las contras» para evitar encajar en alguna pérdida.

«Lo hemos hecho muy bien, hemos gestionado bien el balón, aunque no es fácil encontrar espacios con diez contrarios metidos en el área. Debes tener un punto de inspiración y suerte, y no nos ha llegado hasta el final», recalcó, para lograr «un triunfo merecido».


Setién no cree que para el jueves en Europa «tenga que corregir nada» y añadió que tuvieron «un 80 por ciento de posesión» y buenas ocasiones, y que «esto que parece fácil no lo es», además de que se tendrán que «acostumbrar» a gestionar partidos frente a rivales así.

«No he visto a muchos equipos que logren hacer lo que estamos haciendo. Seguro que el Leganés no quería meterse ahí, pero al final no le dejas otra opción. Hay que precisar más los pases y habrá días que estaremos más inspirados y otros menos, pero trabajamos esas situaciones para acertar en las acciones y finalizar mejor», afirmó.

El entrenador subrayó que de tener acierto o no depende que marquen «en el minuto 10», más tarde o que en algún partido no lo hagan, pero resaltó que el Betis tiene «siempre más ocasiones que el rival» y juega «gran parte del partido en campo contrario».

También anunció que para la Liga Europa ante el Dudelange luxemburgués seguirá con su política de cambios, porque «siempre» le ha «dado un buen rendimiento» y quiere que «todos los jugadores estén metidos de lleno y se sientan importantes», como ocurre ahora.

Valoró que se hayan asentado en la zona alta de la tabla, aunque «estar tres puestos más arriba o más abajo ahora no tiene ninguna importancia», pues se está «viendo que a todos los equipos les cuesta ganar», incluidos «los grandes», y «que se ha igualado mucho la competición en muchos casos».

«Ganar te da tranquilidad y hay que afrontar el futuro sabiendo lo que hacemos y con la confianza de que se están haciendo las cosas bien. Este camino nos ha dado réditos y hay que fortalecerlo y estar convencidos de que por él nos va a ir bien», concluyó.