Setién: “El otro día Boudebouz me hizo un caño y le puse la mano en la nuez”

“Goleamos y nos golean, no nos da para todo, por ello estamos buscando refuerzos atrás”, cuenta Setién en una excelente entrevista de José Sámano

José Samano ha realizado una excelente entrevista a Quique Setién que se publica este domingo en las páginas de El País. En ella el técnico cántabro del Real Betis rememora sus tiempos de jugador/cronista en el Perines, el equipo en el que empezó a dar patadas al balón, y expone su pasión por el fútbol. El Racing lo compró a mediados de los setenta a cambio de 40 pares de botas, le tocó fajarse con defensas de los de antes, como Goyo Benito, Migueli “o Benegas, del Atlético, que te metía el dedo en el culo”, recuerda.

Setién sigue ‘picándose’ como un juvenil en los entrenamientos con sus propios futbolistas. “El otro día hubo un jugador que me hizo un caño y le puse la mano en la nuez para que no siguiera con el balón”. El osado en cuestión fue… “Boudebouz. Me pidió disculpas y le dije que cuando me meto ahí soy uno más. Siempre que puedo me meto en un rondo, juego un partidillo y me cabreo cuando pierdo una pelota. Mi satisfacción es estar en el campo con los futbolistas y el balón por el medio. En los entrenos siempre tengo el balón en el pie. Si se requiere para algún ejercicio, yo soy el que meto el balón. Siempre”.

Setién, que será jugador hasta la tumba, habla también como técnico: “Lo que más me cuesta es convencer a los que creen no estar dotados para hacer lo que les pides, como los porteros y los centrales. Les pido que dividan, que den la pelota a un compañero. Y yo les pongo opciones con el resto de compañeros”.

El cántabro tiene claro qué es jugar bien: “Respeto todas las opiniones. Hay equipos que les va muy bien sin el balón. Pero creo que al 99% de los futbolistas que se les plantee qué es jugar bien pedirán el balón. El futbolista quiere el balón, no correr detrás de él. El futbolista te dará lo mejor de sí mismo cuando le das el medio por el que se ha hecho futbolista: la pelota. Nadie juega en el patio del colegio para defender o bascular. Te haces futbolista porque te gusta el balón, no para correr detrás de él. De niño, hasta el más torpe quiere la pelota. Es algo que llevas de raíz, pero luego muchos entrenadores te quieren transforman en lo que no eres y en lo que no te gusta. Y eso que antes había mucha más libertad, ahora hay mucha táctica que limita”.

En el Betis está logrando marcar muchos goles, y encajar muchos también: “No nos da para todo. Si fuéramos más conservadores encajaríamos menos, pero la realidad es la consecuencia de nuestra filosofía y tipo de jugadores. Y hemos encajado mucho, pero en partidos concretos. Por ello estamos buscando refuerzos atrás”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *