Los verdiblancos no están marcando goles, es evidente, pero los tienen: la pasada campaña hicieron 60 pese a la larga baja de Sanabria y con Loren jugando apenas cuatro meses. En cuanto los delanteros calibren el punto de mira, este equipo va a dar mucho que hablar

MÁS MADERA

Me ha gustado el Betis en Mestalla, no me ha gustado el resultado porque quienes estuvieron más cerca de la victoria fueron los verdiblancos, que por fútbol y ocasiones la merecieron más que el rival, un Valencia al que todo el mundo apunta de forma casi unánime como favorito número uno a lograr la cuarta plaza esta temporada por las millonarias inversiones realizadas. Y que no ha sido mejor que el Betis, lo que dice mucho del buen fútbol desplegado por el Betis.


La idea de Setién está cada vez más interiorizada por sus jugadores, y se siguen sumando al carro buenos futbolistas: Canales e Inui lo son, pese a que el nipón fallara hoy un gol cantado. Y Sidnei, particularmente, me ha deslumbrado por el soberbio partido que ha completado: potente, anticipándose al rival (Rodrigo, Gameiro, Batshuayi…) y sacando el balón jugado con una limpieza exquisita. Va a estar muy caro jugar de central en este Betis, en el que Mandi y Bartra mantienen la buena línea de todo el año y Junior muestra partido a partido una progresión y unas facultades que muy pronto van a dejar corta su nueva cláusula de 50 millones de euros. Palabras mayores.

Oigo y leo a muchos decir que este Betis no tiene gol. Puntualicemos. Este Betis no está marcando gol, cierto, solo lleva uno en cuatro jornadas y ese es un bagaje pobrísimo, eso es evidente. Pero gol claro que tiene: estos mismos futbolistas anotaron la pasada temporada en Liga 60 goles, bueno, en verdad fueron 52, pues hay que descontar los 3 de Fabián, 2 de Durmisi y Campbell y uno de Camarasa, que ahora no están. Entre Sergio Léon (11), Sanabria (8) y Loren (7) marcaron 26, y eso que el paraguayo estuvo casi cinco meses lesionado y Loren solo jugó tres meses y medio.

El Betis fue el segundo equipo más efectivo de la Liga en la pasada campaña, tras el FC Barcelona, y de cada 5 remates uno acababa en gol (19% de acierto). En la actualidad lleva ya 56 remates (el cuarto que más en la Liga) y un solo tanto a favor, y eso que mastica sus jugadas tanto o más que antes. En cuanto sus futbolistas calibren la puntería hablaremos del gobierno. No vayan tan rápido a la hora de enterrar a tres delanteros del nivel de Sanabria, Loren y Sergio León, que, eso sí, entre todos le han costado al Betis la quinta parte de lo que va a pagar el Valencia por Guedes, un extremo que hizo cinco goles la pasada temporada, aunque desequilibró muchos partidos con su endiablada velocidad y sus asistencias (once). No es normal este 1,78% de acierto a gol, como tampoco lo fue ese 19% del curso pasado, ojo, pues esos porcentajes solo están a la altura de tipos como Messi, por lo que lo normal es que esa efectividad empiece a subir aunque no llegue a las sensacionales cifras del curso pasado. Con un 10% de acierto no más tendría hoy el Betis cinco o seis goles y un buen puñado de puntos más en su casillero, pues por fútbol ha sido superior a todos los rivales a los que se enfrentado.

Fichar a un delantero top que mejore claramente a los que hay es una inversión que no podía permitirse el Betis en estos momentos, pues por cualquiera medio qué te piden de 25 millones de euros para arriba, sin garantía de nada. Por ese dinero, Giovani Lo Celso me da la impresión que puede ser una ganga y ya les avanzo que el club, salvo que ocurra algo insospechado, va a ejercer su opción de compra acabe dentro o fuera de Europa esta temporada. Tiene muy buena pinta el argentino, y a este Betis de Setién le viene como el aceite a las espinacas. De lujo. En Mestalla ya ha dado este sábado las primeras pinceladas de la calidad que atesora. En defensa y en mediocampo, así como en la portería, ha crecido de forma notable este equipo, y cuando los delanteros afinen la puntería seguro que va a dar mucho que hablar.