Rafael Gordillo pasará la noche en el infanta Luisa.

El ex futbolista no pudo viajar a Cádiz con el equipo por esta indisposición, un año después de sufrir un infarto por el que tuvo que ser operado

Rafael Gordillo no ha podido desplazarse hoy con el Real Betis al Ramón de Carranza para presenciar el partido copero contra el Cádiz, ya que el lunes por la tarde sufrió un episodio de hipertensión arterial que recomendó su visita al hospital Infanta Luisa, donde se sometió a diversas pruebas y está ingresado desde el lunes para estar en observación.

No hay motivos para la alarma, pero todas las precauciones son pocas, pues Rafael Gordillo ya sufrió hace poco más de un año, a primeros de octubre de 2016, un infarto de miocardio, motivo por el que fue operado y le colocaron dos stents en la clínica Infanta Luisa. En principio, este mismo miércoles debería recibir el alta si todo transcurre con normalidad.