Los verdiblancos pierden ante el Real Madrid un partido de constantes alternativas en el que jugaron una primera parte magnífica y entregaron en veinte minutos funestos de la  segunda mitad

El Real Betis sufrió un severo correctivo ante el Real Madrid, en un choque que jugó de manera modélica en la primera parte (2-1) y se le fue de las manos tras el descanso, cuando los merengues apretaron en firme y, con tres goles en apenas veinte minutos (2-4),  decantaron a su favor el intercambio de golpes gracias a su mayor pegada y la escasa respuesta desde el banquillo bético, en el que Quique Setién fue incapaz de corregir el curso de los acontecimientos en el arranque de la segunda mitad.

El partido empezó torcido para los béticos, pues a las once minutos Marco Asensio adelantaba al Madrid al cabecear entre cuatro defensas un balón rechazado por Adán tras un potente remate de Cristiano Ronaldo, al que los béticos –Joaquín llegó tarde a su marcaje- dejaron ensayar el chut sin oposición desde dentro del área.

El Betis ni se inmutó por el 0-1. Al contrario. Se puso a jugar y empezó a crear ocasiones de peligro una tras otra ante la meta de Keylor Navas, con Fabián, Boudebouz y Joaquín al mando de las operaciones.


Mandi (21’) y Loren (24’) tuvieron el punto de mira desviado en sus primeros remates y en el tercero, de Joaquín, Keylor Navas hizo un paradón enviando a córner un balón que buscaba la escuadra. El Betis estaba siendo superior en todas las facetas del juego y era cuestión de tiempo que eso se viera reflejado en el marcador.

El empate llegó en un certero cabezazo de Mandi (33’) tras un excelente centro de Joaquín. Era el tercero que conectaba el argelino, que de tanto ir a la fuente acabó rompiendo el cántaro merengue. Corría el minuto 33 y sólo cuatro después, en pleno desconcierto madridista, llegó el 2-1. Un rápido contragolpe montado por Boudebouez y Joaquín acabó con asistencia del portuense al canterano Junior que fue incapaz de despejar Keylor Navas y acabó introduciendo en su propia portería el central madridista Nacho.

Los verdiblancos habían sido capaces de remontar y someter a todo un Real Madrid -vigente campeón de Liga, de Europa y del Mundo– en una primera parte excelente, con un Joaquín inspirado y la mejor versión de Boudebouz,  pero quedaba aún mucho partido para poder cantar victoria. Y así fue. En la segunda parte los merengues, tras cinco minutos de dudas, le metieron al partido un par de marchas más y tras empatar Sergio Ramos (50’) con un soberbio cabezazo a la salida de un córner, en el que le ganó en el salto a Jordi Amat, se adueñaron por completo de la situación.

Setién, que había estado magnífico ordenando a sus hombres jugar a lo que saben tras el 0-1, no supo cómo frenar esta vez la avalancha merengue. Las pérdidas de balón y el bajón físico de jugadores como Joaquín empezaban a ser alarmantes y Adán tuvo que emplearse un par de veces ante Bale para evitar el 2-3, que a la postre anotó Marco Asensio (58’) tras un jugadón de Carvajal en el que le enseñó la matrícula a Junior y eludió la entrada desesperada de Bartra con suma facilidad.

Poco después, Cristiano (64’) recibe un balón franco en el área, elude muy fácil a Bartra de nuevo y lanza un chut centrado que pasa por encima del brazo de Adán. 2-4. En veinte minutos de desconcierto los verdiblancos echaron por tierra todo el buen trabajo de la primera mitad: Joaquín no fue ni por asomo el de la primera parte y ni Fabián ni Guardado supieron dotar de solidez al medio campo. O el mismo Bartra, poco contundente en un par de goles, en los que también pudo hacer más en alguno Adán, que salvó antes un par de ellos.

Setién no hizo el primer cambio hasta el 75’, dando entrada a Javi García por Amat, y ya superado el 80’ Tello y Sergio León entraron por Guardado y Boudebouz. Sergio (84’) aprovechó casi el primer balón que tocó para acortar distancias tras una excelente asistencia de Junior, así que el tramo final cobró una emoción inusitada, con el Betis volcado en busca de otro 4-4. Tello echó por tierra la posible remontada al errar un pase en su propio campo y permitir que el balón llegara franco a Benzema, que casi siempre marca en el Villamarín, y dejara el partido resuelto. Para lo bueno y para lo malo fue el Betis de Setién, en estado puro.

3 – Real Betis: Adán (1); Mandi (2), Bartra (1), Amat (1) (Javi García -1-, m.75); Barragán (1), Boudebouz (2) (Tello -0-, m.81), Fabián (1), Guardado (1) (Sergio León -2-, m.81), Junior (2); Joaquín (1) y Loren (1).

5 – Real Madrid: Keylor Navas (2); Carvajal (2), Sergio Ramos (2), Nacho (1), Marcelo (1) (Theo Hernández -1-, m.29); Lucas Vázquez (1), Casemiro (1), Kovacic (1), Marco Asensio (3); Bale (1) (Isco -1-, m.73), Cristiano Ronaldo (2) (Benzema -2-, m.89).

Goles: 0-1, M.11: Marco Asensio. 1-1, M.33: Mandi. 2-1, M.37: Nacho, en propia meta. 2-2, M.50: Sergio Ramos. 2-3, M.59: Marco Asensio. 2-4, M.65: Ronaldo. 3-4, M.85: Sergio León. 3-5, M.91: Benzema.

Árbitro: Jesús Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a los locales Barragán (m.44), Junior (m.49) y Loren (m.61), y a los visitantes Carvajal (m.5), Kovacic (m.46), Sergio Ramos (m.55), Bale (m.57) y Casemiro (m.81).

Incidencias: Partido de la vigésima cuarta jornada de LaLiga Santander, disputado en el Benito Villamarín ante 53.486 espectadores. Césped en perfecto estado. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Luis Cid Carriega, extécnico del Betis, y del periodista y escritor sevillano Nicolás Salas, fallecidos esta semana.