Quique Setién calca el buen arranque de la primera vuelta y cada vez tiene más adeptos entre los béticos

En los últimos partidos el técnico alterna la defensa de cuatro y de cinco con buenos resultados. La llegada de Bartra, la consolidación de Francis y Junior en los costados, la eclosión de Loren o el buen momento de Boudebouz son algunas de las claves de la mejoría

El Real Betis ha llegado al último parón liguero en buen momento de forma, calcando los resultados del buen arranque liguero aunque con diferentes protagonistas y  sistemas de juego. En las diez jornadas que se llevan de la segunda vuelta el equipo verdiblanco suma exactamente los mismos puntos (16), partidos ganados (5), empatados (1) y perdidos (4) que en la primera ante los mismos rivales. Los goles a favor y en contra fueron 19/18 en los diez primeros partidos y 16/17 en los diez últimos. Ahora se le presenta a los béticos la oportunidad de mejorar ese balance, pues  ante los cinco próximos rivales –Getafe, Eibar, Girona, Las Palmas y Atlético– solo sumaron dos puntos en la primera vuelta, un balance que ahora es indispensable multiplicar para mantener vivas las opciones de volver a Europa por las que pelea abiertamente el equipo verdiblanco en este tramo final de la temporada.

En estos diez últimos partidos, Setién ha ido alternando la defensa con tres centrales (especialmente ante los rivales más potentes, pues la usó ante Barcelona, Villarreal, Deportivo, Real Madrid, Real Sociedad, Valencia y Espanyol) y la habitual de cuatro (Celta, Levante y Alavés), con la que sigue logrando mejores resultados. Con  defensa de tres ganó tres partidos, empató uno y perdió otros tres (1,42 puntos por partido de media), con 9 goles (1,28 de media) a favor y 13 en contra (1,85). Con defensa de cuatro en esta segunda vuelta ganó dos partidos y perdió uno (2 puntos de media), con 7 goles a favor (2,3) y 4 en contra (1,3), aunque los rivales que había enfrente eran de potencial muy diferente en unos casos y otros.

En la primera vuelta el Real Betis siempre jugó con defensa de cuatro, con Javi García por delante, y generalmente con un solo punta, un 4-1-4-1, que solo un par de veces fue 4-4-2 (ante el Levante 4-0 y Valencia 3-6) y al final derivó en 4-2-3-1 al retrasar Fabián su posición para ayudar a Javi García en labores de contención y tratar de frenar la sangría de goles en contra.

La primera vez que Setién usó defensa de cinco fue en el partido inaugural de la segunda vuelta ante el FC Barcelona (Francis, Javi García, Mandi, Feddal, Durmisi), que ganó 0-5 en el Villamarín tras aguantar los béticos el 0-0 durante una hora. Luego volvió al esquema habitual en Balaídos (4-1-4-1, con los ‘buenos’: Adán, Barragán, Mandi, Feddal, Durmisi, Javi García, Joaquín, Fabián, Guardado, Tello y Sergio León), pero la pobre imagen ofrecida ese día ante el Celta (3-2), junto a la llegada de Bartra y la subida al primer equipo de Loren Morón abrió a Setién un nuevo abanico de posibilidades tácticas que empezó a utilizar.

En el siguiente partido, ante el Villarreal (2-1), debutó Bartra, el mismo día que se lesionó Feddal, y Setién volvió a emplear el 3-5-2, con Mandi-Bartra-Feddal atrás y Jordi Amat de pivote en vez de un Javi García que no pasaba por su mejor momento. Arriba debutó Loren -autor de los dos goles- acompañado por Rubén Castro, que a la media hora de partido provocó la expulsión de Bonera.

En el partido siguiente en Riazor (0-1), Setién siguió con la defensa de cinco e importantes novedades en los carriles, donde entraron Francis y Junior -la titularidad de ambos fue muy criticada-, que desde entonces (12 de febrero) no ha dejado de jugar un solo minuto y de hacerlo a un excelente nivel, para sorpresa de muchos. También volvía a la titularidad Boudebouz, que hasta la fecha no había jugado tres partidos de titular seguidos y lo ha hehco en seis de los siete últimos, perdiéndose solo la cita de Mestalla, donde se quedó  en el banquillo (ese día jugó Camarasa). El Betis volvió a ganar en La Coruña con gol de Loren, que desde su debut solo ha dejado de ser titular el día de la Real. Lleva siete partidos, cinco victorias y cinco goles.

Después de la cita en La Coruña llegó el 3-5 ante el Real Madrid, ante el que el Betis volvió a emplear defensa de tres centrales –Mandi-Bartra-Amat-, con Barragán y Junior en los costados y un centro del campo muy creativo –Guardado, Boudebouz, Fabián, Joaquín-, que bordó el fútbol en la primera parte y cayó con estrépito en la segunda. Con el sistema de tres centrales el Barcelona y el Madrid le metieron diez goles al Betis en la segunda vuelta. Con la defensa de cuatro encajó dos y ganó en el Bernabéu en la primera. Extrapolar datos es muy sencillo de hacer.

En Orriols ante el Levante (0-2), Setién volvió a modificar el sistema y jugó un 4-4-2, con Francis, Mandi, Batra y Junior atrás y Javi García ya de vuelta en el pivote. Arriba, Loren y Sergio León, y entre líneas, Boudebouz junto a Fabián y Joaquín por la baja de Guardado.

Apenas tres días después, ante la Real Sociedad (0-0) Setién vuelve a los tres centrales, con Mandi-Bartra-Junior, y Francis y Durmisi en los costados, un 3-5-2 con Tello y Sergio León en punta que se quedó, contra pronóstico, sin ver portería.

En Mestalla ante el Valencia (2-0) se mantuvo el dibujo 3-5-2, pero con jugadores de talante bastante más defensivo, ahora con Mandi-Bartra-Amat,  y Barragán y Junior en los costados, Javi García, Fabián, Camarasa y Joaquín por medio y en punta solo Loren.

En Mendizorroza ante el Alavés (1-3), vuelta a la defensa de cuatro ya habitual –Francis, Mandi, Bartra, Junior-, con Fabián, Boudebouz  y Camarasa por delante de Javi García (Guardado y Joaquín andaban lesionados) y dos puntas, esta vez Rubén Castro junto a Loren, de nuevo decisivo con dos goles.

Y el pasado sábado, ante el Espanyol (3-0), nuevo retoque al sistema de tres centrales -Mandi-Bartra-Amat-, con Francis y Junior en los costados, Javi García a su mejor nivel en el pivote, mucha gente por dentro –Fabián, Boudebouz y Guardado– y en punta solo Loren, que esta vez cedió el protagonismo del gol a sus compañeros Francis y Junior, con los que hace menos de un año se pateaba los campos de Tercera. Y Boudebouz, que también está ofreciendo su mejor versión en los últimos partidos.

Quique Setién se está ganando el favor de casi toda la afición

Desde la llegada de Bartra, ya lo escribimos hace unos días, el Real Betis promedia la mitad de goles en contra que sin él. Pero junto a Bartra se ha producido también la eclosión de Loren y la consolidación de Francis y Junior, que defensivamente es bastante más poderoso que Durmisi y en ataque ya ha dado un par de asistencias y ha marcado un gol y medio (el otro medio lo hizo Nacho en la portería de Keylor Navas). También un futbolista llamado a marcar diferencias como Ryad Boudebouz -que nunca había jugado tres partidos de titular seguidos- está dando su mejor versión, al igual que Javi García, tras superar un bache. Fabián crece a cada partido que pasa y Adán, desde que juega Loren, tiene una opción para sacar el balón que desde la lesión de Sanabria no tenía y apenas usaba. El marbellí -4 centímetros más alto que el paraguayo, 7 más que Sergio y 17 más que Rubén– domina bien el juego aéreo y de espaldas a la portería y ejerce una gran presión sobre las defensas rivales, siendo una gran ayuda para el balance defensivo, que es cosa de todo el equipo y no solo de una línea concreta, algo que Setién y Sarabia están logrando equilibrar con constantes cambios de sistema y de jugadores, estando todos -menos Rafa Navarro y el portero Dani Giménez– con opciones de ser titulares en cualquier momento sin que el equipo se resienta, lo que sin duda habla muy bien de  la labor del entrenador y su cuerpo técnico.

La mejoría del Real Betis en estos últimos partidos, no puede ser achacable solo al cambio de sistema, pues ha empleado varios con buen resultado, debido sobre todo a la mejor ejecución del mismo, sea cual sea, por parte de los jugadores, que ahora sí cometen, por ejemplo, esas faltas tácticas tras pérdida que se echaron en falta en muchos partidos e impiden al rival sorprender tras un robo como tan habitual era hasta hace poco, a las mejores coberturas defensivas del pivote o las buenas prestaciones que muestran los carrileros, aparte de que Mandi y Bartra atraviesan un momento de forma excelente. O el mismo Bodebouz, que ha aparecido justo cuando se podía echar en falta a Joaquín o Guardado.

Insisto, en mi opinión, el mejor fichaje del Real Betis esta temporada ha sido el de Quique Setién y su cuerpo técnico. El fútbol que practica el equipo ha recibido elogios ‘externos’ desde el primer día y ahora que los resultados acompañan hasta los más críticos del lugar bendicen su método, y no hay más que palpar el ánimo de los béticos tras el último partido, o darse una vuelta por la calle o las redes sociales, que todo lo amplifican, aunque siempre habrá honrosas excepciones. A la inmensa mayoría de la afición bética la está convenciendo el cántabro con hechos, sin necesidad de mensajes vacíos ni palabrería. A su llegada solo pidió un poco de paciencia, desde el club se la dieron en los momentos malos –Lorenzo Serra ya confirmó en esta páginas las pasadas Navidades que nunca se plantearon su destitución- y ahora se están viendo los frutos de una apuesta sumamente arriesgada y atractiva que está calando entre la hinchada.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *