El ex presidente lima asperezas con los actuales dirigentes y puja por hacerse con un importante paquete de las acciones caras, enmarcado dentro de un acuerdo global que traerá la definitiva paz social a la entidad

El ex presidente bético Hugo Galera, el periodista radiofónico Carlos Herrera, junto a familiares directos suyos, o el empresario Joaquín Caro Ledesma, que ya adquirió un 2% en la primera ronda de suscripción de acciones ‘caras’, son tres de los que han presentado ofertas para acudir este jueves a la subasta pública del 5,1% del accionariado del Real Betis Balompié SAD que quedó sin suscribir en las tres primeras rondas de venta, a las que acudieron, entre otros, Ángel Haro, José Miguel López Catalán, el propio Joaquín Caro Ledesema, el futbolista Joaquín Sánchez, Lorenzo Serra Ferrer, el ex futbolista Gaby Calderón o el expresidente Gerardo Martínez Retamero, entre otros.

Hugo Galera, que ejerció su derecho de suscripción preferente sobre las acciones baratas de 120 euros, como finalmente hicieron prácticamete todos los accionistas de referencia, tiene intención de pujar en la subasta pública por varios de los paquetes que saldrán a la venta y adquirir alrededor de un 2,5% de las acciones ‘caras’, con lo que reforzaría su posición como accionista de peso de la entidad, al pasar a controlar cerca de un 7,5% del accionariado, solo por detrás de los paquetes de Haro y López Catalán, que rondan el 10%. Manuel Castaño queda con un paquete similar al de la familia Galera.

El paso adelante de Hugo Galera vendrá acompañado de una serie de acuerdos que supondrán la firma definitiva de la paz social dentro del accionariado del Real Betis tras largos años de disputas que han finalizado con la salida de Manuel Ruiz de Lopera y Luis Oliver y la entrada de savia nueva en el órgano de gobierno de la entidad, un consejo de administración que será remodelado una vez concluya este jueves la venta de acciones con la subasta pública del 5,1% que queda por suscribir y se mantendrá en manos de los béticos con toda seguridad, pues no se esperan sorpresas de última hora en la subasta, una vez cerrado hace días el plazo para presentar los avales necesarios (300.000 euros) para concurrir a la misma.