Los verdiblancos empatan de forma milagrosa en el 94′ con un gol de Tello instantes después de que Portu anotara el 1-2 para un Girona que fue mejor

El Real Betis empató de forma milagrosa en el 94′, con un gran gol de Tello, un partido que el Girona pudo dejar resuelto con anterioridad y Portu pareció sentenciar solo un minuto antes, en el 93′, cuando los verdiblancos atacaban a lo loco en busca de la remontada y fueron sorprendidos por una veloz contra de Mójica, cuyo centro fue incapaz de despejar Durmisi pese a llegar con ventaja sobre el delantero catalán.

Tras el 2-2 no hubo ni tiempo para sacar de centro, pero sí para escuchar la sonora pita con que la afición despidió a los suyos. El Betis de Setién es hoy por hoy un juguete roto y estuvo a merced casi toda la tarde de un Girona que deberá estar relamiéndose por las numerosas ocasiones falladas en la segunda mitad.

La primera parte de los béticos fue muy floja, con Boudebouz perdido en la banda derecha, donde a Rafa Navarro siempre le llegaban en manifestación, y un Joaquín inoperante en la izquierda. Al equipo se le ve sin confianza en su idea de juego y en el centro del campo ni Javi García, Camarasa o Guardado eran capaces de imponer su ley. Pese a ello el mexicano gozó de dos ocasiones clamorosas para haber adelantado a los béticos, pero en el 16′ estrelló su remate franco, tras gran asistencia de Durmisi, en el cuerpo del portero y en el 35′ intentó una vaselina que se le fue alta tras una buena contra que inició Boudebouz y continuó Camarasa.


La defensa -Rafa Navarro, Amat, Tosca y Durmisi– era la que era y contuvo como pudo las acometidas de los gerundenses, que llegaron en varias ocasiones hasta la línea de fondo pero no anduvieron finos en el centro final ni los remates. En el descuento de la primera parte, sin embargo, lograron el 0-1, tras una falta previa sobre Javi García y un error clamoroso de Tosca en el despeje que permitió a Portu marcar a placer.

Pese al pobre juego mostrado en la primera parte, Setién no movió ficha en el descanso y la cosa fue a peor en la segunda, en la que el Girona se hizo dueño y señor del juego y las ocasiones, que se fueron sucediendo ante la meta de Adán.

Setién tardó la hora de rigor para hacer los cambios, dio entrada a Sanabria y Tello en el 60′ por Boudebouz y Camarasa y dejó en la hierba a un fundido Joaquín, que no daba una a derechas. El juego no mejoró un ápice y la única esperanza de sacar algo positivo era la constatación de que el Girona había fallado lo indecible.

Y así fue, aunque con un final sorprendente e imprevisto. Guardado (85′) hizo el 1-1 al transformar de forma magistral un libre directo forzado por Sanabria y, con el Betis volcado en busca del 2-1, Portu (93′) anotó el 1-2 que parecía dejar el choque resuelto. No fue así porque Tello se sacó una magistral jugada de la manga, tras controlar en el área un pase larguísimo de Durmisi, y le reclamó a Setién un puesto en el equipo que otros parecen tener por decreto.

Real Betis: Adán (1); Rafa Navarrro (1) (Fabián -sc- 81′), Jordi Amat (1), Tosca (0), Durmisi (1); Javi García (1); Boudebouz (0) (Tello -2- 60′), Guardado (1), Camarasa (1) (Sanabria -1- 60′), Joaquín (0); y Sergio León (1)

Girona CF: Bono (1); Pablo Maffeo (2), Jonás Ramalho (1), Juanpe (1), Marc Muniesa (1), Aday Benítez (2) (Mójica -2- 65′); David Timor (1)(Douglas -1- 55′), Àlex Granell (2), Borja García (1) (Aleix García -sc- 91′), Portu (3); y Cristian Stuani (2).

Goles: 0-1, min 46: Portu. 1-1, min 85: Guardado. 1-2, min 93: Portu. 2-2, min 94: Tello.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (Comité Madrileño). Tarjetas amarillas a Durmisi, Javi García y Granell.

Estadio: Asistieron 45.681 espectadores en el Benito Villamarín.