¿Dónde estaba usted en el 2017?

MAS MADERA

Ayer acabó el plazo para comprar acciones ‘caras’ del Real Betis Balompié, puestas a disposición de todos aquellos abonados y accionistas con posibilidades económicas (había que suscribir mínimo 100.000 euros) y deseos de convertirse en accionistas de referencia del club verdiblanco.

Después de 25 años los nombres de Manuel Ruiz de Lopera (que apenas conserva 500 acciones) y Luis Oliver, que desde 2010 andaba revoloteando, pasan a ser residuales, y perderán enorme peso accionarial los Béticos por el Villamarín de Hugo Galera, Juan Salas Tirado o la Familia Romero Álvarez, ninguno de los cuales ha decidido acudir a la compra de acciones a 476 euros, como tampoco ha hecho Manuel Castaño, que mantiene un paquete superior al 4% pero a todas luces insuficiente para sus aspiraciones de ser presidente algún día del Real Betis.

Esta por ver si estos accionistas renuncian ahora a su derecho de adquisición preferente sobre las acciones de 120 euros o deciden ejercerlo, pues tienen hasta el 28 de diciembre para decidirlo. Haro y Catalán ya anunciaron que ellos renunciarán si lo hacen los demás, para que las acciones puedan estar lo más repartidas posible entre los béticos, una postura que también adoptará Manuel Castaño, por lo que habrá que estar a la espera básicamente de lo que decidan Galera, Salas y Romero-Álvarez.

De todos modos, si los abonados o pequeños accionistas no suscriben las 36.869 acciones puestas a la venta a 120 euros –a estas alturas no se han reservado ni la mitad y el plazo de reservas expira el día 28-, serán los poseedores de los grandes paquetes quienes acudan a por ellas, por lo que es el momento de que los béticos de a pie que deseen ser dueños de una parte del club den el paso y suscriban las que puedan para que el reparto sea lo más atomizado posible.

Seis de los miembros del actual consejo –Ángel Haro, José Miguel López Catalán, Lorenzo Sera Ferrer, Ozgur Unai, Carlos González de Castro y Ramón Alarcón– han acudido a la compra de acciones ‘caras’, como lo ha hecho el capitán Joaquín Sánchez, que no esconde su deseo de ser presidente del Betis “algún día”, el ex presidente Gerardo Martínez Retamero o el ex futbolista y ex entrenador Gabriel Humberto Calderón, que tiene una espina clavada por no poder evitar el descenso en la temporada 2013/14.

Junto a ellos, nueve empresarios y hombres de negocios han dado el paso para convertirse en nuevos accionistas de referencia del Real Betis, destacando Joaquín Caro Ledesma, de Antea Prevención, que se ha hecho con un paquete importante. También han comprado Juan Manuel Ortega Pareja, de la empresa sevillana Rodamientos y Servicios (Royse); Luis Javier Ostos Álvarez-Ossorio, empresario agrícola; Antonio Guerrero Camargo, dueño de Mariscos Emilio; José María Gallego, fundador de Dental Company; Francisco Puertas Bautista, presidente de Be Total Football Player; Rafael Vázquez Pérez, del Grupo Vybsa, referencia en el sector del vending, Jaime Jesús Rueda Romero, y otro que ha solicitado permanecer en el anonimato.

Entre estos 18 acionistas han desembolsado 6,3 millones de euros por el 11,83% del capital social y en los próximos días habrá nuevas rondas para cubrir el 8,56% restante, con un costo de 5,1 millones de euros más. Este 20,39% del Betis cuesta 11,4 millones de euros.

Las 36.869 restantes que componen el 31,38% tienen un precio total de 4,4 millones de euros, pues los títulos baratos cuestan la cuarta parte que los caros (120 euros por 476), aunque valen exactamente lo mismo a la hora de votar en las juntas de accionistas. Para todos aquellos que propugnaban un Betis libre y atomizado ha llegado el momento de rascarse el bolsillo y dar el paso, no sea que en unos años alguien les pregunte ¿dónde estaba usted en 2017?




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *