El guipuzcoano, que reaparecerá el lunes ante los verdiblancos tras cumplir sanción, sería un complemento idóneo para Javi García

El lunes reaparecerá en las filas de la SD Eibar ante el Real Betis, tras cumplir un partido de sanción por acumulación de amonestaciones,  el capitán Dani García, un futbolista al que la secretaría técnica del club verdiblanco sigue desde hace tiempo y un firme candidato a reforzar el plantel bético la próxima temporada, cuando cumple su vinculación con el conjunto armero.

Dani García (27 años, 1.79 metros) es un pivote defensivo de gran despliegue físico, formado en la cantera de la Real Sociedad, aunque nunca llegó a jugar en el primer equipo ni en el filial donostiarra, pues fue cedido con 19 años al Alicante, con 21 al Getafe B y con 22 al Eibar en la 2012/13, entonces en Segunda B, junto al lateral zurdo Yuri Berchiche, otro jugador que estuvo en la agenda verdiblanca y el pasado verano fue traspasado por la Real Sociedad al PSG de Unai Emery, a cambio de 13 millones de euros (más 3 en variables).

Tras dos excelentes años en el Eibar, con el que subió de Segunda B a Primera, Dani García logró la carta de libertad de la Real y en julio de 2014 firmó un contrato de dos temporadas con los armeros.


En el verano de 2015, tras el ascenso del Betis a Primera, ya hubo negociaciones para intentar el traspaso del centrocampista, al que Alexis Trujillo tenía en su agenda hace tiempo y quedaba libre en 2016, pero finalmente el nuevo director deportivo, Eduardo Maciá, y Pepe Mel se decantaron por el fichaje de Didier Digard, una vieja aspiración del técnico, que llegó libre del Niza y cuyo fichaje resultó un fiasco por culpa de las lesiones.

Dani García queda libre el próximo verano y está en la agenda del Real Betis.

En noviembre de 2015 Dani García volvió a renovar con el Eibar por dos años más, hasta junio de 2018, con una cláusula de rescisión de 8 millones de euros (10 para el Athletic) y en los últimos meses su agente, Ricardo García, ha rechazado todas las ofertas que le ha realizado el Eibar para tratar de prolongar su vinculación.

Dani García, por lo tanto, podrá firmar por el club que desee a partir del próximo 1 de enero, pues el 30 de junio expira su contrato y queda libre. Hace un par de semanas se refería así a lo paradas que están las conversaciones para su renovación, ahora que se acerca el 1 de enero y ya podría negociar con otro equipo.  “No hay noticias. Lo único que me planteo es ganar el próximo partido y lo que pase conmigo es algo secundario”.

En el Real Betis lo ven como un complemento o recambio idóneo para la posición de pivote que ocupa Javi García, único futbolista de ese perfil que hay en el plantel. Y van a tratar de convencerle con una suculenta oferta. Otros equipos poderosos, como el Valencia, también lo tienen en su agenda, así como el West Ham de la Premier o el Werder Bremen de la Bundesliga. Pero a Dani García le tira el Sur y es habitual verlo, cada vez que puede escaparse, por las playas de Cádiz o la ciudad de Sevilla, así que a similitud de ofertas no va tener dudas sobre qué elegir.