El guardameta parece decidido a abandonar el club verdiblanco, con el que se enturbiaron las relaciones tras su decisión de operarse a primeros de abril, que dejó a Quique Setién en fuera de juego

Antonio Adán negocia su fichaje con el Sporting Clube de Lisboa, tal y como desveló ayer el diario deportivo Record, que ya ha trasladado al Real Betis una oferta para hacerse con los servicios del guardameta, al que resta un año de contrato con el club verdiblanco, con el que hace tiempo no llegó a un acuerdo para su renovación.


La cláusula de rescisión de Adán con el Betis es de 8 millones de euros, pero el club verdiblanco está dispuesto a rebajársela sustancialmente para encontrar una solución que satisfaga a todas las partes, una vez que las posturas para su permanencia están muy alejadas. Las negociaciones con el Sporting están bastante avanzadas y pueden fructificar en breve -por un montante próximo a los 3 millones de euros-, aunque el club lisboeta es un polvorín y son ya seis los futbolistas, entre ellos el portero Rui Patricio y el entrenador, Jorge Jesús, los que han abandonado la entidad después de que ultras del equipo agredieran a varios miembros del plantel.

El ex sevillista Matías Almeyda, que tiene como segundo al ex bético Gaby Amato, acaba de desvincularse del Chivas mexicano y es uno de los candidatos a dirigir al Sporting la próxima campaña. Adán, de todos modos, maneja más propuestas, aunque la del Sporting le satisface y la operación avanza y puede quedar cerrada esta misma semana, pues el guardameta parece tener claro que no sería una buena opción seguir en el Real Betis para cumplir el año que le resta.


Adán, hace meses, pidió unas cantidades para renovar que el Betis no estaba dispuesto a abonarle y la gestión de sus molestias de pubis y posterior operación acabaron por enturbiar las relaciones con la entidad, que ha fichado a Pau López y tiene intención de traer a otro guardameta, independientemente de lo que ocurra con el madrileño.

Adán, en compañía de sus representantes, acudió a las oficinas del Real Betis el pasado 21 de febrero por iniciativa propia para conocer los planes del club respecto a su persona y a la portería, pues el fichaje de Pau López ya era vox populi. Desde el club Lorenzo Serra le trasladó que no tenían intención de abordar su renovación en esos momentos.

El guardameta ya arrastraba entonces molestias en el pubis, pese a lo que siguió jugando y aguantando el dolor, con entrenamientos específicos e infiltraciones. El 5 de abril, sin embargo, tras hacer un partidazo en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe, decidió pasar por el quirófano sin dar cuenta de ello antes que a otros a su entrenador, Quique Setién, quien se mostró confiado tras ese partido en que podría contar con el guardameta hasta final de temporada, mientras desde el entorno del portero llevaban días aireando detalles de la intervención y llegaron a deslizar que si le renovaban estaba dispuesto a posponer la operación hasta final de temporada. Adán dejó a Setién en fuera de juego o con el ‘culo al aire’, como vulgarmente se dice.

Ese pulso no gustó nada en el club, en especial a su vicepresidente deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, así que no había que ser muy astuto para entender que las horas de Antonio Adán en el Betis estaban contadas. A las tres semanas de operarse, pese a que fue él mismo quien anunció que no jugaría más esta temporada, desde su entorno volvieron a filtrar una “espectacular” mejoría y que el portero se postulaba para jugar en San Mamés (5 de mayo, solo un mes después de operarse) o en el derbi del día 12, pues Dani Giménez -su sustituto- solo pudo aguantar tres partidos completos en la portería, ya que cayó lesionado el 22 de abril ante el Atlético. Adán en ningún momento llegó a tener el alta médica, así que los últimos partidos de la temporada los disputó el meta del filial Pedro, con el que el equipo certificó la clasificación europea en el choque del 30 de abril ante el Málaga, así como la sexta plaza en el derbi ante el Sevilla FC. Para la próxima temporada es muy probable que no siga en el Real Betis ninguno de los tres guardametas que defendieron la portería en la recién finalizada.