Dos goles del debutante Loren dan al Real Betis un triunfo carísimo ante un gran Villarreal

Los verdiblancos quedan a tres puntos de la sexta plaza tras derrotar a un ‘submarino amarillo’ que llegaba en racha, pero pierden a Feddal para lo que resta de temporada al romperse el tendón de aquiles es una jugada fortuita

Dos goles del debutante Loren Morón -extraordinario el primero, un obús desde casi 30 metros, de delantero pillo el segundo, al desviar de cabeza un chut de Fabián entre una nube de defensas- le han dado al Real Betis una valiosísima victoria ante el lanzado Villarreal, en un partido que los visitantes jugaron durante casi una hora con uno menos por la expulsión de Bonera y en el que, pese a su inferioridad, crearon muchos problemas a los verdiblancos, que acusaron luego la baja de Feddal, que tuvo que retirarse antes de la hora de juego tras sufrir una gravísima lesión, la rotura del tendón de aquiles que le va a tener muchos meses fuera de los terrenos de juego. Marc Bartra debutó con nota alta -tiene planta de gran defensa y prácticamente todo lo hizo bien- y Rubén Castro, pese a que intervino poco, fue quien empezó a decantar el partido al provocar la expulsión de Bonera en un balón dividido que el canario ganó antes que el central, que llegó tarde y le pegó una patada en el pecho, que el árbitro no dudó en castigar con expulsión.

A Quique Setién, pese a lo que dijo tras el partido, no le gustó nada lo que vio el pasado lunes en Balaídos, y cambió muchas cosas ante el Villarreal: dejó fuera a Tello, Sergio León y Javi García -aparte de Joaquín, sancionado- y dio entrada a Bartra, Jodi Amat, Rubén Castro y ¡oh sorpresa! al canterano Loren. Una alineación revolucionaria que, seguramente, provocó estupefacción y muchas críticas antes del partido, especialmente por la presencia de Amat y Loren, que a la postre fueron dos de los más destacados del equipo, en especial el canterano, el mejor de todos con sus dos goles.

El técnico bético cambió también de sistema y volvió a plantar a su equipo con defensa de tres, como hizo ante el Barça: con Mandi, Bartra y Feddal atrás, Jordi Amat de pivote por delante, Barragán, Fabián, Guardado y Durmisi en la medular y Loren y Rubén Castro en punta. Ese nuevo planteamiento y el hecho de retrasar unos metros la línea de presión aportó solidez defensiva, pues el Villarreal apenas inquietó a Adán en toda la primera parte, aunque a los béticos, especialmente fallones por la banda de Durmisi, les costaba también un mundo ponerse de gol.

El choque estaba siendo muy equilibrado hasta que Rubén Castro comenzó a desnivelarlo al provocar la expulsión de Bonera, que le clavó los tacos en el pecho tras anticiparse el canario en un balón dividido. Solo iba media hora de partido y al Villarreal se le podía hacer muy largo. Los béticos no se impacientaron, bien plantados atrás, con un Marc Bartra que cogió pronto los galones e impuso su jerarquia en varios cruces ante Bacca, y supieron aguardar su oportunidad, que llegó en pies de Loren en plan ‘Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como’.

Corría ya el tiempo de descuento de la primera parte cuando Fabián robó un balón en la medular y este llegó suelto a pies de Loren, que se lo acomodó a su pierna derecha y soltó un misil tierra-aire de los que acostumbraba en el filial. Pero esta vez lo hizo en el Benito Villamarín y ante más de 50.000 espectadores. Los saltos que pegó Setién de alegría solo son comparables a los que dio el día que Fabián marcó su primer gol al Levante, pues el del Pizjuán lo tuvo que ver desde una cabina. El técnico tenía claro que le iban a llover los palos si su revolucionaria alineación no valía para ganar, pero el cántabro va sobrado de personalidad, así que le dio la camiseta de titular a Loren en una cita complicadísima -como se la dio a Francis o el propio Fabián en el Bernabéu– y el chaval le devolvió la confianza con el bien más preciado del fútbol: goles.

Con el gol de ventaja y superioridad numérica los béticos debían ralentizar el partido y empezar a mover de un lado a otro a un Villarreal que salió a jugársela y que, tras la desgraciada lesión de Feddal (en el 55′) vio abierta una puerta a la esperanza. Setién dio entrada a Camarasa, retrasó a Amat al puesto de Feddal y situó al valencianio por delante de Fabián y Guardado. Mientras se reajustaban las piezas, Bacca aprovechó para buscarse la vida entre una nube de piernas y un remate suyo lo escupió la cepa del poste ante el susto generalizado.

Sufría el Betis pese a estar con uno más cuando surgió de nuevo Loren (65′) para calmar los ánimos. Fabián había controlado un balón por la zona derecha y su disparo, sin excesivo peligro, lo desvió de cabeza Loren desde dentro del área, rodeado de contrarios, para despistar a Sergio Asenjo, que se lo comió entero. Con 2-0 y el Villarreal con uno menos parecía estar el partido resuelto, pero no fue así. Varios jugadores béticos empezaron a acalambrarse, Setién decidió quitar a Bartra -espléndido en su debut- para dar entrada a Javi García y luego fueron Durmisi  y Jordi Amat quienes pidieron tiempo muerto para bajarse las medias. Bacca empezó a ser un incordio y la presencia de Cheryshev, un peligro para la zaga bética, que en una acción con clara ventaja cometió un error grosero, por medio de Javi García, que provocó el penalti de Barragán, que pareció agarrar fuera del área a Cheryshev, aunque el árbitro lo vio dentro y señaló los once metros.

Los minutos finales fueron un tormento para los más de 50.000 béticos que se dieron cita en el Villamarín, que rara vez son capaces de ver un triunfo plácido de su equipo. Estuvo más cerca el 3-1 que el 2-2 y finalmente el 2-1 deja a los locales muy satisfechos, felices con el sensacional debut de Loren y las buenas maneras que apunta Bartra y apenadísimos y muy preocupados con la grave lesión de Feddal, cuyas lágrimas cuando salía en camilla del campo delataban ya la importancia de su percance. Un triunfo carísimo el que ha sumado hoy el Real Betis y que le devuelve todas las opciones para seguir peleando con los equipos del segundo escalón liguero.

2 – Real Betis: Adán (1); Mandi (2), Bartra (2) (Javi García -0-, m.71), Feddal (2) (Camarasa -1-, m.55); Jordi Amat (2); Barragán (1), Fabián (2), Guardado (1), Durmisi (0); Rubén Castro (1) (Sergio León -1-, m.64) y Loren (3).

1 – Villarreal CF: Asenjo (0); Mario (1), Bonera (0), Víctor Ruiz (1), Jaume Costa (1); Samu Castillejo (2) (Javi Fuego -1-, m.74), Rodri (2), Trigueros (1) (Cheryshev -2-, m.64), Fornals (1); Enes Ünal (0) (Álvaro, m.36) y Bacca (2).

Goles: 1-0, M.47+: Loren. 2-0, M.65: Loren. 2-1, M.80: Bacca, de penalti.

Árbitro: Javier Alberola Rojas (C. Castellano-manchego). Expulsó a Bonera (m.31), del Villarreal, por una dura entrada sobre Rubén Castro. Además, amonestó a los visitantes Rodri (m.40) y Mario (m.40). También mostró tarjeta amarilla a Barragán en la jugada del penalti

Incidencias: Partido de la vigésima segunda jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Benito Villamarín ante 50.102 espectadores. Césped en perfecto estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *