El Real Betis podría fichar a un futbolista de la Liga o del extranjero en paro para suplir a Feddal

Si el Real Madrid cae con el PSG en la Champions podría pedir la cesión de Vallejo o Marcos Llorente. El céltico Fontás es otra opción, o el internacional argentino Paletta, que estaba en el Milan

La grave lesión de Zou Feddal, que este domingo será operado de la rotura del tendón de aquiles, que le tendrá varios meses debaja, permitirá al Real Betis fichar a un sustituto, aunque el mercado de pases quedara cerrado el pasado 31 de enero.

En caso de decidirse a fichar, aunque el límite salarial es cortísimo tras el traspaso de Bartra, la renovaciòn de Fabián y las incorporaciones de Rubén Castro y Loren, el Betis debería hacerse con un jugador que milite en la Liga española y no necesite tránsfer internacional, o con cualquier jugador que haya militado hasta el 31 de enero en otra Liga que esté en paro con anterioridad al cierre del mercado.

El Real Betis dispone de 20 días para comunicar a la RFEF la baja de Feddal, que será superior a los cinco meses requeridos, y si la solicita la Federación ha de contestar en tres días y abrirse un nuevo plazo de 15 días naturales para fichar, por lo que el club verdiblanco dispone de casi mes y medio para las distintas gestiones.

En el Real Betis estarán muy pendientes de si el Real Madrid supera o no los octavos de final de la Liga de Campeones, pues en caso de ser eliminados ante el PSG y jugando solo la Liga podría replantearse la cesión de un central como Vallejo o un medio centro defensivo como Marcos Llorente, por el que ya se interesó en enero. El ex azulgrana Fontás es otra posibilidad que ya se tanteó también.

El internacional Gabriel Paletta (31 años, 1.90 metros, que jugó con la selección absoluta de Italia y la sub 20 de Argentina), acaba de desvincularse del Milan antes de que se cerrara el mercado y es otra opción que podrían contemplar en la dirección deportiva bética -aunque lleva todo el año sin jugar-, que en los próximos días valorarán todas las existentes y la disponibilidad económica para afrontarlas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *