La final de Copa fue el partido oficial vigesimoséptimo del italiano al frente del club nervionense, los mismos que dirigió Berizzo, cuyos número empeora de forma notable

El Sevilla FC, con Vincenzo Montella en el banquillo, solo ha sumado más puntos en la Liga (19) que los tres colistas, dos de ellos ya descendidos –Málaga (9) y Las Palmas (10)– y otro a punto de descender, el Dépor (13), en las diecisiete jornadas disputadas desde su llegada, aunque a los sevillistas les falta por contabilizar el choque aplazado con el Real Madrid por la final de Copa, igual que el Barcelona-Villarreal.


Eduardo Berizzo fue destituido tras sumar 29 puntos en 17 partidos de Liga, diez más de los que suma con Montella en 16. Con Berizzo el equipo iba quinto en Liga, a cinco puntos de la cuarta plaza, y logró clasificarse para los octavos de final de la Liga de Campeones y de la Copa del Rey. Con Montella, al margen de la Liga -en la que sería 15º, nada menos que a 15 puntos del cuarto, el Real Madrid, o 16 del Real Betis, que es tercero provisional al tener los merengues un partido menos-, el Sevilla eliminó al Cádiz, el Atlético y el Leganés en la Copa, antes de caer en la final goleado ante el FC Barcelona, y también dejó fuera al Manchester United de la Liga de Campeones antes de caer ante el Bayern de Munich en unos históricos cuartos de final (ver cuadro con la clasificación más abajo)

Eduardo Berizzo dirigió 27 partidos oficiales al Sevilla FC y Vincenzo Montella, otros 27: con el argentino se lograron 14 victorias y 11 con el italiano, que perdió dos partidos más y empató uno más. Con Berizzo el Sevilla hizo 53 goles y con Montella 36, con el argentino concedió 37 goles y con el napolitano, 42. A la hora de hacer la comparativa hay que tener en cuenta que la primera eliminatoria copera con Berizzo la jugó ante el Cartagena, de Segunda B, aunque la primera con Montella fue ante el Cádiz, de Segunda A. En Champions los rivales han sido de mucho nivel en esta segunda mitad del Campeonato y en Copa tuvo que eliminar al Atlético para llegar a la final. Todo eso es cierto, pero no lo es menos que los números en Liga son de equipo que lucha por eludir el descenso. Y eso es una vergüenza para un equipo con un presupuesto superior a los 200 millones de euros.