El portero checo pasó la noche anterior al partido en el hospital sin pegar ojo por un serio percance ocurrido a su hija pequeña, que se saldó finalmente de manera satisfactoria

El gran triunfo de este miércoles del Sevilla FC ante el Real Madrid (3-0) tuvo un protagonista especial en la figura del guardameta checo Tomas Vaclik, al que Pablo Machín agradeció en el vestuario el ejemplo de profesionalidad dado por los avatares vividos en las horas previas al partido.


Y es que Vaclik pasó toda la noche previa al partido en el hospital, sin pegar ojo, debido a un serio accidente sufrido por su hija, menor de tres años, que quedó inconsciente tras darse un fortísimo golpe en la cabeza, motivo por el que fue trasladada a un hospital cercano y quedó toda la noche en observación.

Por fortuna el TAC que se le realizó en la cabeza a la niña descartó daños y a media mañana pudo recibir el alta, por lo que el propio Vaclik puso a las 10.14 un tuit, en inglés, mostrando su total disposición para jugar el partido. “A big night ahead of us! ✊🛡#VamosMiSevilla #SevillaFCRealMadrid”. A la postre, Vaclik, que está siendo uno de los mejores jugadores del Sevilla FC en este arranque de temporada, tuvo una actuación sobresaliente y luego sus compañeros y el técnico le dedicaron una fuerte ovación en el vestuario tras la victoria. “Ya sabéis que hay hoy un compañero… La implicación la mostramos en el campo y también fuera. Sabéis todos lo de Tomas, un aplauso para él”, recordó Machín en el vestuario tras el partido. El checo dio todo un ejemplo de profesionalidad. Este jueves por la mañana, Vaclik ha dado las gracias a todos por el apoyo y ha dedicado la victoria a los sevillistas.