El Betis ya no insiste en sacar siempre el balón jugado desde atrás

“Nosotros estamos permanentemente cambiando las cosas, pero la esencia no va a cambiar nunca. Nosotros somos, por naturaleza, más atrevidos que conservadores”, señala Setién

Quique Setién ha argumentando hoy, durante su amplia rueda de prensa, que la forma de jugar del Real Betis, muy criticada en estos momentos desde diversos sectores, se modifica de forma constante de un partido a otro y durante los mismos. Lo que no piensa cambiar nunca en su filosofía de trata de tener el balón.

“Nosotros estamos permanentemente cambiando las cosas, pero la esencia no va a cambiar nunca. Nosotros somos, por naturaleza, más atrevidos que conservadores. Y esta es la esencia. El sistema no tiene nada que ver. Cuando tienes el balón tratas de hacer daño, como hacen todos los equipos y cuando no lo tienes, tratas de defender. Cuando nosotros tenemos el balón, hemos cambiado un montón de veces nuestros planteamientos. En función de cómo nos aprieta el rival, son cosas que estamos constantemente cambiando. Hay días que hemos salido con dos jugadores desde atrás, otro día incorporamos a Javi, otro día proyectamos a nuestros rivales más alto o más bajos en función de cómo nos aprieta el rival. Son cosas que permanentemente estamos trabajando, no es que salgamos al campo a hacer exactamente lo mismo, en absoluto. Los rivales que tenemos, unos nos aprietan con más intensidad arriba y tratamos de variar. Tenemos alternativas suficientes para jugar en largo para jugar a un lado, para jugar por dentro. Estamos permanentemente cambiando las cosas en función del rival. Lo que no vamos a cambiar es nuestra esencia, nuestra filosofía. Cuando se habla de cambios… Soy radical para la esencia. Si tuviera que hacer lo que hacen otros equipos, de esperar atrás en defensa, meterse diez tíos atrás y salir a la contra dos o tres veces que pueden salir, no valdría para explicar y transmitir esas cosas a mis jugadores”, ha dicho Setién.

Los saques de Adán, un claro ejemplo del camio

El modo en el que el meta Adán pone el juego el balón es un ejemplo palpable de ese cambio, como puede comprobarse en el gráfico adjunto, una comparativa entre los pases que dio en los dos primeros partidos de Liga y los dos últimos. Ante el Barça no sacó una sola vez más allá del medio campo, ante el Celta fueron cinco, y en los dos últimos partidos, ante Eibar y Girona, nada menos que 33 veces superaron sus saques la línea divisoria ante la presión adelantada que ejercen los contrarios, aunque la mayoría fueron a poder del rival.

Hoy por hoy aún hay quienes echan en cara Setién, al que se puede criticar por otras muchas cuestiones, su insistencia en querer sacar siempre el balón jugado desde la portería y los riesgos que ello conlleva para el sistema defensivo. Seguramente no habrán visto los últimos partidos, o no le habrán prestado la debida atención al análisis pormenorizado del juego. Y es que los hay que cogen una vereda y no la sueltan, por mucho que la realidad se empeñe en demostrar lo contrario.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *