El FC Barcelona habría dado el visto buena a la fecha y se jugaría en campo neutral, según Sport, mientras que el Sevilla FC aún debe aprobarla

Representantes de la RFEF y LaLiga se runieron ayer en Madrid tara tratar de fijar fecha para la Supercopa de España, así como otros asuntos referentes al calendario y los horarios ligueros. Tal y como había avanzado Javier Tebas días antes, la intención de ambos organismos es que se dispute a partido único el 12 de agosto, dada la escasez de fechas por los amistosos de FC Barcelona y Sevilla FC -ambos tienen partido de la ICL el 4 de agosto- y las tres previas de la Liga Europa que debería superar el Sevilla FC.

Según apunta el diario Sport, el FC Barcelona habría dado el visto buenos a la propuesta de jugar a partido único en campo por determinar, y solo resta por convencer al Sevilla FC, que en principio se oponía a esta posibilidad, entre otras cosas porque está vendiendo los abonos de la próxima temporada que incluyen este partido, así como los tres de las rondas previas y los otros tres de la fase de grupos de la Liga Europa, que aún no tiene asegurada.

En la reunión de ayer en Madrid Javier Tebas, presidente de LaLiga y Luis Rubiales, de la RFEF, estuvieron representados por Carlos del Campo y Andreu Camps, respectivamente.


Rubiales, en declaraciones a la Cadena SER, dijo anoche que “es muy probable que la Supercopa se juegue el 12 de agosto a partido único”, y añadió que en tal caso se jugaría “en campo neutral”.

El Sevilla solo aceptaría si es en su campo

El Sevilla aceptaría celebrar a un partido la Supercopa de España, que debería jugar contra el Barcelona los próximos 5 y 12 de agosto, sólo en el caso de que fuese el Sánchez Pizjuán la sede del mismo, según han informado a Efe fuentes del club sevillista.

Debido a sus compromisos de pretemporada, el Barcelona ha rechazado las fechas inicialmente previstas para la disputa de la Supercopa, tras lo cual, tanto la Liga de Fútbol Profesional (LFP) como la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), organizadora de la competición, han accedido a reducirla a un encuentro que se jugaría el 12 de agosto.

La citadas fuentes han explicado que el Sevilla ha remodelado su calendario estival, complicado de por sí a causa de las rondas previas de la Liga Europa, para adaptarse a unas fechas que ahora se deben cambiar para atender a los intereses del Barcelona, por lo que pide que la entidad culé ceda en la sede de la final.