“No estamos para nada de acuerdo con la final a un partido, y que se dispute en Tánger. Jugaremos el partido porque nos lo hemos ganado y porque tenemos la posibilidad de obtener un título. Pero no porque estemos de acuerdo”

El presidente del Sevilla, José Castro, dijo este viernes, contra lo manifestado por el presidente de la RFEF, Luis Rubiales, que las relaciones con la federación “no son idílicas” y que jugarán la Supercopa de España a un partido contra el Barcelona “por obligación” y para evitar “daños mayores” al club.

Castro, en declaraciones a los medios del club, se refirió a la decisión de que la Supercopa se juegue el próximo 12 de agosto en Tánger a partido único y lo hizo “tras mantener un breve encuentro con Luis Rubiales” en el que, informa el Sevilla, “le volvieron a mostrar su disconformidad con las decisiones que se están tomando”. sobre la Supercopa de España.

“No podemos tener la irresponsabilidad de meter a la entidad en daños mayores, pero insistimos en que no estamos para nada de acuerdo con la final a un partido, y que se dispute en Tánger. Jugaremos el partido porque nos lo hemos ganado y porque tenemos la posibilidad de obtener un título. Pero no porque estemos de acuerdo. Jugamos a una fecha y allí, cuando se confirme, porque la Federación nos obliga a ello”, dijo.


Sobre las relaciones con la RFEF, afirmó que “magníficas no son” porque “ha habido una pugna por cuestiones de la Supercopa y, en este momento, idílicas no son porque pensamos que se no se nos ha tenido en cuenta para este asunto”.

En cuanto a la afición y su desplazamiento a Tánger, sede aún por confirmar por parte de la RFEF, José Castro aseveró que no es quién “para decirle a la afición qué tiene que hacer, es libre de hacer lo que estime oportuno”.

“Son circunstancias excepcionales y nuestro club tiene la obligación deportiva de jugar ese partido, no es cuestión de emolumentos, sino por obligación. Lo acatamos, pero no estamos para nada de acuerdo. Estudiaremos la cuestión, porque era un partido incluido en el abono, para que la afición no se vea perjudicada”, explicó Castro.