El Sevilla FC no ha cerrado aún ningún fichaje pese a que empieza a competir tres semanas antes que el resto

La plantilla nervionense volverá al trabajo, sin los mundialistas, el próximo 3 de julio y el día 26 ya deberá disputar su primer partido oficial. Los únicos movimientos, las salidas de Pizarro y la ‘cesión’ de Marchena

Han pasado ya más de tres semanas desde que Joaquín Caparrós fuera nombrado nuevo responsable del Área de Fútbol del Sevilla FC y a falta de menos de tres para que inicie la pretemporada -el próximo 3 de julio- no se han producido novedades en el plantel sevillista, más allá de la contratación de Pablo Machín como entrenador y tres de sus colaboradores en el Girona como ayudantes (Jordi Guerrero de segundo, Jordi Balcells de preparador físico y Carlos Martínez de analista), a los que se unirá José Luis Silva como entrenador de porteros y Carlos Marchena, que hará de enlace con la plantilla.

El Sevilla FC comenzará este verano la preparación del curso en la misma fecha que en 2017 con Berizzo, el 3 de julio, aunque en esta ocasión deberá estar preparado para competir 21 días antes, pues el primer compromiso oficial lo tendrá el 26 de julio -ida de la Q2 de la Liga Europa, cuyo sorteo se celebra el próximo martes-, mientras que el verano pasado lo tuvo el 16 de agosto -tres días antes del arranque liguero- en la previa de la Champions.

Hasta la fecha el único movimiento que se ha producido en la plantilla es la baja de Guido Pizarro, traspasado al Tigres de México por algo menos de lo que se pagó por él hace un año, mientras sigue en el aire la continuidad de muchos futbolistas del plantel, que no tienen el futuro nada claro en el club, por distintos motivos: Sergio Rico, Layún, Corchia, Lenglet, Carriço, Pareja, Arana, Nzonzi, Correa, Nolito, Geis, Ganso, Sandro, Correa, Roque Mesa, Muriel…

En las últimas horas se ha producido otro movimiento en el staff técnico, pues Carlos Marchena, presentado como adjunto al director de fútbol hace tres semanas, se ha marchado a Rusia para ser adjunto de Fernando Hierro en la selección durante el Mundial, dejando huérfana una de las patas de la dirección deportiva precisamente en las fechas de mayor trabajo en esa parcela.

Tanto Joaquín Caparrós como Pablo Machín no han parado de repetir estos días que la plantilla de la que dispone el Sevilla FC es excelente, aunque al que la confeccionó –Óscar Arias– se le puso de patitas en la calle hace más de un mes. Permanece en la entidad, y con bastante peso en el área deportiva, donde Joaquín Caparrós y Pablo Blanco llevan las riendas, el secretario técnico (Élite) Emilio de Dios, que llegó al club el año pasado de la mano de Óscar Arias y fue el encargado principal de confeccionar el plantel del Sevilla At, que descendió como colista a Segunda B.

A tres semanas de que comience la pretemporada -sin los mundialistas Banega, Mercado Nzonzi, Kjaer, Muriel y Layún– y seguramente sin Lenglet, el Sevilla FC no ha cerrado fichaje alguno y cierto nerviosismo empieza a cundir en algunos sectores de la hinchada con mensajes del tipo de que “el noventa por ciento de los jugadores que tenemos encajan en la idea” del nuevo técnico, Pablo Machín, lanzado hace poco por Caparrós. La mayoría entiende que la reestructuración del plantel ha de ser amplia y el tiempo se empieza a echar encima.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *