Con Berizzo logró 6 victorias, un empate y tres derrotas tras jugar Champions o Copa; con el italiano suma 2 victorias, un empate y 6 derrotas

El Sevilla FC deberá superar este sábado, en un choque clave ante el Villarreal, el síndrome post Champions que sufre desde la llegada de Vincenzo Montella, pues hasta la fecha ha perdido todos los partidos disputados tras los compromisos en la máxima competición continental, varios de ellos por goleada, pues encajó un 2-5 ante el Atlético tras empatar con el United (0-0) en casa, luego perdió en Leganés (2-1) a la vuelta de dar la campanada en Old Trafford (1-2) y tras perder en casa con el Bayern (1-2), encajó una nueva goleada en Balaídos el pasado sábado ante el Celta (4-0).


En total, desde la llegada de Montella, el Sevilla FC solo ha ganado dos partidos de Liga tras afrontar entre semana compromiso de Copa o Champions, ha empatado uno y ha perdido seis, anotando 12 goles y encajando 23, casi el doble.

La primera derrota llegó en el derbi ante el Real Betis (3-5) tras ganar en el Carranza al Cádiz (0-2) en la Copa; luego perdió en Vitoria con el Alavés (1-0) tras certificar en casa el pase copero ante los gaditanos (2-1). Al Espanyol sí le ganó el Sevilla (0-3) tras la ida copera con el Atlético en el Wanda (1-2), aunque tras rematar la eliminatoria en la vuelta (3-1) ante los colchoneros, cedió un empate ante el Getafe (1-1). Luego empató el Sevilla en Leganés (1-1) en Copa y a los tres días caía con estrépito en Ipurúa ante el Eibar (5-1), cuando Montella optó por las rotaciones masivas. Después de rematar el pase a la final de Copa ante el Leganés (2-0), el Sevilla logró su segundo y último triunfo tras una jornada de Copa ante el Girona (1-0), el pasado 11 de febrero. A partir de ahí llegaron los partidos de Champions y desde entonces el Sevilla no ha ganado ninguno en la jornada posterior, pues acumula tres derrotas, ante Atlético, Leganés y Celta.


A Eduardo Berizzo se le criticaron mucho las continuas rotaciones que realizaba, pero le dieron buen resultado, pues logró ganar seis partidos, empató uno y solo perdió tres (ante Valencia, Barcelona y Real Madrid), anotando 13 goles y encajando 15 en los diez choques disputados tras los compromisos de Champions (ocho) y la Copa del Rey (dos ante el Cartagena).

A la llegada de Montella, el técnico italiano recibió múltiples elogios de algunos sectores por poner fin a las ‘diabólicas’ rotaciones de Berizzo, tras dar con su once en la ida copera del Wanda,  pero los resultados ligueros están dando la razón al argentino de manera incontestable. Ganó 6 partidos de 10 tras jugar Champions y Copa y con el nuevo técnico solo ganó 2 partidos de 9.