El meta Adán decide hoy junto a sus personas de confianza si se opera ya o sigue jugando con el Real Betis

Varios medios aseguraban ayer que el madrileño ya había decidido pasar por el quirófano este mismo miércoles, aunque Quique Setién apuntó lo contrario tras la victoria en Getafe

 

Antonio Adán, que fue anoche el héroe del Real Betis en Getafe, tiene previsto reunirse hoy con su representante, Iñaki Ispizua, y otras personas de su confianza para tomar una determinación importante respecto a su futuro. Allegados al guardameta han filtrado estos días, y así lo anunciaron varios medios ayer lunes, que ya había decidido operarse de su osteopatía de pubis este mismo miércoles, por lo que no volvería a jugar lo que resta de temporada.

Quique Setién, sin embargo, salió al paso anoche de estas afirmaciones en la Cadena Cope, a nivel nacional, donde aseguró que “confiamos en que Adán pueda jugar lo que resta de temporada”. “He oído que se iba a operar en los próximos días…”, le espetó el entrevistador en antena. “No te creas todo lo que te digan. Fíate de lo que te digo yo”, respondió Setién, tratando de zanjar el asunto.

Detrás de este sorprendente e intempestivo anuncio oficioso de que se va a operar de inmediato está el asunto de la renovación del portero, al que en el club vienen dando largas desde hace meses, así como el fichaje de Pau López para las cinco próximas temporadas. Tanto Setién como los médicos y los fisioterapeutas tienen claro que Adán, si quiere, puede seguir jugando con esas molestias lo que resta de temporada, tal y como viene haciendo desde hace meses, con un tratamiento conservador, dosificando los entrenamientos y mucho gimnasio.

De hecho, el guardameta completó ayer uno de sus mejores partidos de la temporada tras entrenar el día antes con normalidad –Setién no tuvo que llamar a un tercer portero para el ensayo- y sin que esas aireadas dolencias que tanto se habían agravado, según difundió su círculo cercano, le impidieran emplearse a fondo como viene haciendo, con gran profesionalidad, durante toda la temporada.

Adán ya renovó dos veces con el Real Betis, la última sin subir la cláusula

Antonio Adán llegó al Real Betis en enero de 2014 en unos días muy convulsos, tras las destituciones de Pepe Mel, Vlada Stosic, la marcha de José Antonio Bosch y el cese de Juan Carlos Garrido. Fue fichado bajo el mandato de Miguel Guillén y con Angel Luis Catalina, Keke Durán y Pedro Morilla -hoy técnico del Granada- en la dirección deportiva.

Adán llegó al Real Betis procedente del Cagliari tras haber jugado solo siete partidos de Liga en los cinco años precedentes -siempre a la sombra de Iker Casillas– y en principio firmó un contrato por solo cinco meses y 40.000 euros de fijo, pues el Real Betis, que tenía a Sara y Andersen de porteros, ya había hecho un gran desembolso por Baptistao y apenas disponía de más dinero.

Al mes y medio de su llegada al Betis, Adán renovó en marzo de 2014, aun con Guillén de presidente y Fernando Casas de vicepresidente, hasta junio de 2017, con una ficha baja y una cláusula de rescisión de 8 millones de euros. El 20 noviembre de 2015, Adán volvió a renovar su contrato, ya con Juan Carlos Ollero de presidente y Eduardo Maciá de director deportivo, pasando a un segundo escalón salarial dentro de la plantilla y ampliando su vinculación hasta junio de 2019, aunque manteniendo su cláusula de 8 millones de euros.

Adán dirigió esta carta a la afición del Real Betis tras su última renovación:

“Un ‘loco de la cabeza’ más hasta 2019

Recuerdo ahora, casi dos años después, cuando estando en Italia llamé a mi representante preguntándole: “El Betis busca portero, ¿hay alguna posibilidad de jugar allí?”.

Tras conocer que las opciones de llegar al club eran importantes, y sin comunicárselo a mi familia hasta el último día en el que viajé a Sevilla porque tenía claro cuál quería que fuera mi próximo equipo sin ningún tipo de influencia, firmé por el Betis. Tenía en el Cagliari un buen contrato y viajaba a un equipo prácticamente descendido, eso sí, siempre tuve claro que lo deportivo estaba por encima de mi situación contractual. Conocía la grandeza de este club, su masa social y el ambiente que se vivía en este estadio cada domingo por mis visitas con el Real Madrid. Lo tenía claro, quería jugar en el Betis”.

El pasado 21 de febrero Adán acudió a las oficinas del Villamarín junto a sus representantes para dialogar con Lorenzo Serra y otros miembros de la dirección deportiva y conocer de primera mano los planes de futuro del club respecto a la portería, después de que sus pretensiones de renovación no fueran atendidas por motivos económicos. Adán tiene un año más de contrato y en el club no tienen prisas por abordar su renovación. El guardameta ha movido sus hilos y ahora está en una encrucijada: hoy será un día importante para saber qué camino decide tomar.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *