El que fuera jugador y discípulo del técnico melillense presentó ayer el nuevo campus de verano de la ‘Andalucía Sports Academy’ y valoró la posible incorporación del entrenador para devolver al equipo de San Pablo a la ACB

El ex baloncestista de origen estadounidense Mike Smith presentó ayer el nuevo campus estival de la Andalucía Sports Academy, que se celebrará entre el 23 y el 27 de julio en las instalaciones deportivas de la Universidad Pablo de Olavide y que tiene como objetivo fomentar la “buena formación” para los jóvenes que deseen acercarse al deporte de élite.


Smith, coordinador general de esta iniciativa, pretende enseñar a las nuevas generaciones de deportistas todo lo aprendido durante sus años en la elite. Para poner en marcha este proyecto contará con la colaboración del que también fuera antaño jugador de balnocesto, el centroafricano Anicet Lavodrama, y de los ex futbolistas Antonio Valentín y José Miguel Prieto.

Tras la presentación, el que fuera internacional con España afirmó que el melillense Javier Imbroda, con quien coincidiera en Sevilla entre 1998-2001, “es una buena opción” para ocupar el banquillo del descendido Real Betis Energía Plus en la próxima temporada, en la que buscará regresar a la ACB. “En Sevilla hay baloncesto de sobra para volver a la élite”, aseguró Smith, al mismo tiempo que señaló que Imbroda es la persona “ideal” para devolver al Betis a la Liga ACB. “Es una gran persona y conoce el club. Su vuelta sería una buena noticia”, aclaró. Hay que recordar que el melillense fue el primer entrenador de Smith en España -coincidieron en el Mayoral Maristas de Málaga.


Para lograr este objetivo, el ex jugador neoyorquino indicó que “primero, hay poner unas bases solidas para que no se repita la situación actual”. “Es el momento para trabajar desde abajo, empezar desde cero porque algo está fallando”, comentó.

A modo de conclusión, tuvo unas palabras de agradecimiento a la capital andaluza, a donde llegara hace ya 20 años, y de apoyo total al club al que representó como jugador. “Parece mentira, pero han pasado 20 años de mi llegada a Sevilla. Aquí viví una etapa muy bonita y aunque estoy triste por la situación que ahora se vive, soy optimista porque pienso que se puede recuperar todo lo bueno vivido por esta institución. Hay que trabajar para tener un futuro más estable”, finalizó.