Quique Sánchez Flores recupera a Sergio García ante el Real Betis y deberá decidir si alinea al guardameta Pau López ante el que todo apunta que será su futuro equipo, pues Diego López aún no está para jugar

El RCD Espanyol visita este sábado al Real Betis en el Benito Villamarín en su mejor momento de la temporada, pues enlaza siete partidos de Liga seguidos sin perder (desde el 28 de enero en Leganés, 3-2), en los que ha sido capaz de ganar en Cornellá a Real Madrid y Real Sociedad (y al Barça en Copa), y empatar ante el propio Barça y Villarreal, así como en sus visitas a Celta, Deportivo y Levante.


El Espanyol, con 35 puntos, está a cinco del Real Betis y a ocho de la séptima plaza que aún mira de reojo, aunque para alcanzarla deberá mejorar sus prestaciones fuera de casa, donde solo lleva una victoria (en Málaga) en lo que va de temporada, aunque firma siete empates y solo ha perdido cinco partidos (el quinto que menos).

Para el partido del sábado Quique Sánchez Flores puede recuperar al delantero ex bético Sergio García, que está previsto que este miércoles se reincorpore a los entrenamientos con el grupo tras superar una lesión en el adductor en el calentamiento del partido del 4 de marzo ante el Levante. El meta Diego López volvió ayer a entrenarse de forma suave, en el gimnasio, tras sufrir un traumatismo cráneo encefálico en ese mismo partido, pero no está previsto que reaparezca hasta después del parón de Semana Santa.


Ante el Real Betis, por tanto, es muy posible que juegue en la portería  Pau López, pese a que todo apunta que tiene firmado ya un precontrato con el conjunto verdiblanco. A no ser que Quique Sánchez Flores y el propio jugador consideren que es mejor no jugar para evitar suspicacias, como han hecho otros porteros en casos similares en el pasado.