Los de Setién lograrán clasificarse si ganan el próximo partido en casa ante Olympiacos y en todo caso lo harían ganando el último al Dudelange si no pierden por más de un gol ante los griegos. Con dos empates también se clasificarían

El Real Betis firmó ante el Milan un valioso empate (1-1) que le mantiene líder del Grupo F de la Liga Europa y le acerca la clasificación, que podría certificar la próxima jornada con un triunfo ante Olympiacos en el Villamarín o, en todo caso, en la última ante el Dudelange luxemburgués, frente al que dependería de sí mismo para clasificarse aunque perdiera el próximo choque en casa ante los griegos. Con una derrota hoy ante el Milan y otra ante Olympiacos el Betis estaría eliminado, de ahí el gran valor que tiene el punto sumado ante los italianos, a los que los de Setién dieron un buen repaso en la primera parte y supieron jugar con cabeza en la segunda, conscientes de que el empate era un buen resultado para sus intereses.

Se gustó el Betis en la primera parte, jugando al más puro estilo Setién y superando al Milan en todas las facetas del juego, pues el balón era casi siempre de los béticos, que esta vez sí supieron moverlo con verticalidad en las cercanías del área adversaria gracias a la clarividencia de futbolistas como Lo Celso, Canales o Joaquín, cuya sola presencia en el campo le da al equipo un empaque que se echa en falta cuando no está.


El 1-0 fue una de esas jugadas corales tan de la casa que hace tiempo no estilaban los verdiblancos: balón abierto a la derecha por William a Tello y tras pasar al toque por los pies de Canales, otra vez William y Joaquín, finaliza con pase atrás del lateral Junior y un excelente remate de Lo Celso entre una nube de defensas rivales. Setién y Sarabia se abrazaron jubilosos en la banda porque entre malos resultados y malos entendidos últimamente lo estaban pasando regular.

Que hable en el campo, le pedían a Setién. Y su Betis dio un discurso impecable durante la primera media hora de partido, en la que se hizo acreedor a un marcador más amplio tras elaborar otro par de jugadas marca de la casa rematadas ambas por Sanabria, muy presionado por los centrales, junto a la cepa del poste.

El Milan, que apenas había dado señales de vida, apretó los dientes tras el descanso, consciente de que la derrota –Olympiacos goleaba al Dudelange- podía comprometer muy seriamente su clasificación. Logró igualar el partido con una falta de Suso (61’) que no remató nadie y despistó a Pau López y hubo momentos en los que comprometió al Betis, que se rehízo en los minutos finales y el largo descuento –Musacchio fue retirado en camilla tras un feísimo encontronazo con Kessie- y estuvo cerca de hacerse finalmente con la victoria, especialmente con un remate de Tello (86’), tras una gran asistencia de Lo Celso, que volvió a ser el mejor del partido, que desvió en brillante intervención Pepe Reina.

1 – Real Betis: Pau López; Tello, Mandi, Bartra, Feddal, Júnior; Joaquín (Guardado, m.67), William Carvalho, Lo Celso, Canales; y Sanabria (Loren, m.74).

1 – Milan: Reina; Musacchio (Romagnoli, m.82), Zapata, Ricardo Rodríguez; Borini, Kessie, Bakayoko, Çalhanoglu (Bertolacci, m.89), Laxalt (Abate, m.76); Suso y Cutrone.

Goles: 1-0, M.12: Lo Celso. 1-1, m.62: Suso

Árbitro: Craig Pawson (Inglaterra). Amonestó a los locales Feddal (m.45) y Lo Celso (m.61) y a los visitantes Ricardo Rodríguez (m.73), Musacchio (m.78), Bakayoko (m.89) y Bertolacci (m.94).

Incidencias: Partido de la cuarta jornada en el grupo F de la Liga Europa, disputado en el estadio Benito Villamarín ante cerca de 46.000 espectadores, entre ellos un millar de seguidores del Milan. En el minuto 79 el central argentino el Milan Mattia Masacchio sufrió un golpe con un compañero, Franck Kessié, y quedó conmocionado, por lo que tuvo que ser asistido y posteriormente sacado en camilla del terreno y sustituido.