El alcalde condena la actitud violenta de los ‘hooligans’ ingleses en Sevilla

Durante la noche del domingo se registraron numerosos incidentes en el centro de Sevilla y la Policía Nacional tuvo que cargar en varias ocasiones para dispersar a grupos de hinchas ingleses borrachos

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha lamentado este lunes por la mañana la actitud «inaceptable y sin duda rechazable» de decenas de aficionados ingleses que esta madrugada provocaron disturbios en el centro de la ciudad, donde España e Inglaterra disputan hoy un partido de fútbol de la Liga de las Naciones.

Espadas ha destacado a los periodistas la «rápida» reacción de la Policía Nacional ante los disturbios y destrozos de mobiliario en la calle Reyes Católicos, en el centro de la ciudad, y sus vías adyacentes. La Policía Nacional tuvo que cargar en varias ocasiones para dispersar a grupos de hooligans borrachos.

«Los vecinos no tienen por qué soportar ese tipo de actitudes y comportamientos», ha resaltado el alcalde, tras criticar la actitud de «determinadas personas que vienen a disfrutar, en teoría, de un espectáculo como el fútbol» y que, sin embargo, dan «el espectáculo como lo dieron anoche algunos aficionados de Inglaterra».

Cerca de 2.000 aficionados británicos tienen prevista su llegada hoy a Sevilla, muchos desde distintas zonas del Algarve o la Costa del Sol, aunque un buen número de ellos ya han hecho acto de presencia en la capital a lo largo del puente, provocando incidentes a medida que sus cuerpos se iban bañando en alcohol.

Espadas ha mostrado su esperanza en que el comportamiento de los aficionados a lo largo del día «sea otro», y ha explicado que esta mañana se celebra una reunión de coordinación entre las Fuerzas de Seguridad del Estado, la Subdelegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Sevilla para «ultimar y reforzar» los dispositivos que estaban preparados para el partido.

Daños en mobiliario urbano, mesas, sillas y coches

Según han informado fuentes policiales, los «hooligans» se encontraban en aparente estado de embriaguez y corrieron en distintos grupos por varias zonas del centro histórico de la ciudad, provocando daños en coches, mobiliario urbano o incluso dañando sillas y mesas de los veladores de los bares.

Los vecinos avisaron a la Policía, que disolvió los grupos de ultras pasada la una de la madrugada, una situación que fue grabada por varios vecinos, que han difundido las imágenes a través de las redes sociales.

En la capital sevillana hay unos 2.000 aficionados ingleses que han llegado con su entrada, que además es nominativa por control de seguridad, aunque seguramente hay más que han viajado sin entrada.



 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *